Redescubriendo a Batman

Estándar

26.jpgHay cómics que marcan una infancia, y uno de estos cómics fue, en mi caso, “Batman: El hijo del Demonio”, de Denny O’Neill y Jerry Birngham.

Le tengo especial cariño por ser mi primera aproximación al mundo del “Señor de la Noche”. Por aquel entonces yo contaba con 8 ó 9 años, y mis referencias acerca de las tribulaciones de Bruce Wayne y cia. se limitaban a la distorsionada versión que ofrecía la ya mítica serie de televisión protagonizada por Adam West en los años 60. Descubrir a un Batman serio, adulto, que tenía que unir sus fuerzas a las de R’As Al Ghul para salvar el mundo de una amenaza nuclear supuso todo un impacto para mi joven e impresionable mente.

A partir de ese momento, mi concepto de los superhéroes cambió, y cuando tenía la oportunidad de comprar un cómic del héroe enmascarado, no la deaprovechaba. Con los años, se perdió algún tebeo por el camino, lo que sumado a los cambios de editoriales y demás vicisitudes que sufrió el personaje en su periplo por España, provocó la existencia de más de un hueco en mi colección.

Escribo este post en un arrebato nostálgico, esperando la inminente publicación por parte de Planeta DeAgostini de los dos coleccionables dedicados a Batman -que a buen seguro servirán para completar mi tebeoteca-, así como el estreno, el próximo 17 de junio, de la película “Batman Begins”, dirigida por el genial Christopher Nolan (impagable su film “Memento”) e interpretada por un elenco de estrellas, entre las que destacan Christian Bale, Morgan Freeman, Michael Caine o Gary Oldman.

Un momento inmejorable para reengancharse a las aventuras del mítico personaje creado por Bob Kane y Bill Finger (siempre nos olvidamos del bueno de Bill).

Mientras, y para los más impacientes, os dejo con sendos links a la página oficial en castellano de la película, y a Batman: Guía Visual, auténtica enciclopedia del personaje realizada por David Hernando y Gustavo Martínez.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

La Galería de…Tim Sale

Estándar
Esta semana le toca protagonizar esta sección a uno de mis dibujantes favoritos: Tim Sale.

Nacido en Seattle en 1956, confiesa su devoción por los cómics de Marvel de los años 60, los cómics europeos y las ilustraciones de artistas americanos de los años 1920 a 1960.
Poseedor de un estilo caracterizado por una clase y elegancia innatos, este genial dibujante ha formado pareja artística en numerosas ocasiones con el guionista Jeph Loeb, y fruto de su colaboración han surgido joyas como: “Daredevil: Yellow”, “Spiderman: Blue”, “Batman: El Largo Halloween”, “Batman: Dark Victory” o “Hulk: Grey”, con gran aceptación de público y crítica.

Sin más, os dejo con una muestra de su arte: (haced click en las imágenes para verlas más grandes)


Mary Jane y Gwen Stacy, en” Spiderman:Blue”



Portadas de “Daredevil: Yellow” en las que Sale luce su clase

Catwoman: “When in Rome”, serie guionizada por Loeb

Portadas de Tim Sale para “Detective Comics”

Ilustraciones de la miniserie “Grendel: Devil’s Reign”
Ésto ha sido tan sólo una muestra de lo que este genial artista es capaz de hacer.
Personalmente, siento especial predilección por su trabajo en “Spiderman: Blue”, en la que rinde un precioso homenaje a un artista de la talla de John Romita Sr. a la hora de dar vida a Mary Jane y Gwen Stacy. Una delicia.

¡Espero que os haya gustado!. Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

¿Pero qué has hecho, George?

Estándar

Espero que no le moleste a nadie mi opinión, porque por lo que leí hasta ahora en muchos blogs, sois mayoría los que calificáis como buena esta película, pero aunque ello suponga ir contracorriente, me apetece comentar mi opinión acerca de “Star Wars: Episodio III: La Venganza de los Sith”.

Vamos allá…

Para despejar cualquier tipo de dudas, soy un fan de Star Wars desde que con 8 años (ahora tengo 24) descubrí el Episodio IV. No recuerdo la cantidad de veces que vi la trilogía original, pero los cabezales de mi difunto video dan fe de ello. Disfruté como un enano jugando con mi Halcón Milenario (todavía lo tengo en casa), mis “moto jet spider bike” y el resto de muñequitos de Star Wars. Adoraba esa historia de proporciones épicas, fantásticas, mágicas,… Soñaba con ello. Jugaba a ser Luke Skywalker, Han Solo,…incluso Darth Vader (mi personaje fetiche de la saga).

Cuando los rumores de que George Lucas planeaba realizar los Episodios I, II y III parecían cobrar más y más fuerza, y finalmente se confirmaron, fui feliz. ¡Por fin! Por fin íbamos a ver cómo Anakin Skywalker se había convertido en Darth Vader, Las Guerras Clon, la caída de los jedis,…era un sueño hecho realidad.


¿A quién hacer caso: al Senador Palpatine o a Obi-Wan Kenobi ?

Pero esta no es la nueva trilogía que esperaba. Lucas, antaño idolatrado por mí, parecía empeñado en demostrarnos los avances de su “Industrial Light & Magic”, apabullándonos con un derroche de espectaculares efectos especiales en el Episodio I, película que parecía destinada únicamente a un público infantil (sólo así podría explicarse personajes como Jar Jar Binks o la caracterización de Anakin como un repelente mocoso). Pero no todo acaba aquí. La elección del casting, sobre la mesa, parecía garantizar una interpretación sólida: Ewan McGregor, Liam Neeson, Natalie Portman,…son, a mi juicio, muy buenos actores. Pero algo fallaba.
En toda la nueva trilogía, a diferencia de los Han Solo, Luke Skywalker o Leia Organa, no hay ni un solo personaje carismático. Los actores parecen no creerse su papel, lo cual es comprensible, al tener que actuar la mayor parte del metraje de la película delante de una pantalla azul.


Padme, con la mirada perdida; y uno de los momentos más esperados de la película

A todo esto hay que añadir escenas surrealistas, excusas argumentales metidas con calzador para hacer encajar los hechos (lo de los midiclorianos fue demasiado), y ese derroche de efectos especiales que privaban a la película de cualquier atisbo de humanidad posible.

El Episodio II supuso una leve mejoría, mostrándonos a un Obi-Wan Kenobi en plan detectivesco que tenía su gracia, un Yoda muy peleón, así como unas cuantas escenas muy espectaculares. Pero las cosas seguían sin encajar.

“La venganza de los Sith” es la gota que colma el vaso. Diálogos patéticos (¡por Dios! hacía años que no veía una película con diálogos tan malos), reacciones inexplicables, ritmo atropellado, peleas sin sentido (los duelos con espada láser pasaron de ser momentos espectaculares, irrepetibles, en la trilogía original a coreografías sin vida en la nueva), personajes incongruentes (ese general droide asmático que responde al nombre de Grievous) y para rematar la faena (aunque Lucas no tiene ninguna culpa), un doblaje nefasto, que chirría en cada escena.


Grievous, General droide asmático; y Yoda, que parece estar en plena forma

En fin…visto lo visto, me da mucha pena que me quede este sabor de boca, ahora que acabo de llegar del cine. Se supone que debería haber pasado un gran rato, pero no ha sido así. Espero que nadie suelte comentarios del tipo “si no le ha gustado es porque ha ido al cine con muchos prejuicios”, como he leído en otro blog, porque fui al cine haciendo un alarde de fe, confiando (deseando) en que Lucas cerraría la obra de su vida, iniciada hace casi 30 años, de una forma digna. Pero en mi opinión no ha sido así.
Algunos argumentan que es la mejor de las tres nuevas películas. Es cierto. Pero no es menos cierto que sería casi imposible hacer una película peor que “La Amenaza Fantasma” y “El Ataque de los Clones”.
No me ha gustado esta película, salvando unas cuantas escenas realmente meritorias y espectaculares. Pero lo que más me ha dolido, lo que más me ha decepcionado, es que conviertan a Vader, uno de los personajes mas míticos de la historia del cine, en un pelele, en un pimpollo descerebrado, impetuoso, impulsivo e incoherente, cuyos razonamientos son dignos del patán más grande que ninguna madre haya parido (serán los midiclorianos…). ¿No era un gran jedi, llamado a ser El Elegido? ¿No era tan sabio, como no se cansa de repetir una y otra vez Obi-Wan? Bien habría hecho Lucas en haber contado con algún guionista decente (Lawrence Kasdan, sin ir más lejos.) para culminar la saga galáctica de la forma que merecía, en lugar de ofrecernos un muestrario de algunos de los diálogos más bochornosos de los últimos tiempos.

Pero por encima de todo esto, subyace la sensación de que las seis películas no encajan ni de coña. No me refiero al argumento, ya que más o menos quedan atados todos los cabos sueltos (algunos de ellos con más pena que gloria), sino a que éste no parece el Universo creado por Lucas. La estética, la atmósfera que impregna a las nuevas películas, el tono de la saga (esto no parece cine de aventuras), cambia totalmente gracias a esos brillantes efectos especiales. Pues qué queréis que os diga…me quedo con las maquetas.

Posiblemente el problema sea mío, por comparar estas películas con la saga original. Pero es inevitable. Forman una parte muy importante de mi infancia, y presenciar cómo George Lucas pasa de genio a mediocre es muy duro.

Una pena. Con la gran historia que había creado Lucas, con lo mítica que era esta saga, con las esperanzas que muchos habíamos depositado en estas películas, con los millones de fans que tienes,…con lo que pudo haber sido y nunca será…

…¡que pena, George!, ¡que pena!

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Recomendación: Marvels

Estándar

¡Bienvenidos a la era de los prodigios!

Hay cómics cuya compra, por una u otra razón, vas postergando de forma indefinida. En mi caso, uno de estos cómics es Marvels”, de Kurt Busiek y Alex Ross.

Pero hace un par de semanas, curioseando en una librería especializada, divisé mi objetivo: en una estantería, bien flanqueado por los tomos del “Nick Furia” de Jim Steranko y la “Elektra Asesina” de Miller y Sienkiewicz, encontré el cómic que tantas veces se me había resistido. Pero esta vez no estaba dispuesto a dejar escapar la oportunidad. Ante la inminente retirada del mercado del fondo editorial Marvel de Planeta DeAgostini, me dije: ¡ahora o nunca!.

Y así fue como, previo pago de 18 euros, me hice con esta pequeña maravilla (nunca mejor dicho).

Desde la perspectiva de Phil Sheldon, fotógrafo freelance neoyorquino, Busiek y Ross proponen una revisitación de algunos de los momentos más memorables de la historia del Universo Marvel: la aparición del Capitán América en los años 40, la primera visita de Galactus a la tierra, la boda de Reed Richards y Sue Storm, el nacimiento de la Antorcha Humana original,…las referencias son incontables.

Publicado originalmente en 1994, consta de 4 números, más un “número 0” que sirve de introducción o prólogo a los siguientes.

El trabajo de sus autores es sencillamente brillante, y la conjunción de sus estilos dota a esta historia de un halo de realismo pocas veces visto en un cómic de superhéroes.

Al hablar de Alex Ross, son muchos quienes, aún alabando su trabajo como portadista, lo tachan de excesivamente estático, y no voy a ser yo quien niegue estas acusaciones, ya que su estilo puede resultar un tanto cansino para un cómic de superhéroes al uso. Pero éste no es el caso. Aquí encaja perfectamente, al primar pequeñas historias personales sobre las escenas de mera acción. Éstas sirven de pretexto para analizar lo irracional de nuestro comportamiento cuando nos enfrentamos a lo desconocido. Inseguridades, miedos y prejuicios nos impiden ver más allá de nuestras ideas preconcebidas, y esto se refleja de forma magistral en las páginas de Marvels.

Si a todo ello añadimos la cuidada edición de Planeta DeAgostini, que además de los 5 números incluye numeroso material adicional y una lujosa presentación, la compra resulta casi obligada.

11 años después de su publicación, Marvels sigue brillando con luz propia, al igual que Kurt Busiek y Alex Ross, que con esta obra alcanzaron el estrellato de forma más que merecida y justificada.

En definitiva: una maravilla.

Esto es todo por hoy. Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

P.D.: aprovecho la ocasión para agradecerle a From Jell su insistencia al recomendarme este cómic, determinante para que finalmente haya pasado a formar parte de mi colección.

Cambiando de look

Estándar
Pues sí, parece evidente que se han producido cambios estéticos en “Aquí huele a azufre…”, ¿no?
De momento no es nada definitivo, y a buen seguro que en los próximos días se producirán más cambios (por ejemplo, relativos a los links), pero realmente tenía ganas de renovar un poco el aspecto de este blog.
Me gustaría conocer vuestra opinión al respecto, así como que no dudeis a la hora de hacer cualquier tipo de sugerencia o crítica. En las próximas horas, también tengo la intención de colgar la reseña de “Marvels”, de Kurt Busiek y Alex Ross, que entre tanto cambio, ésta no ha sido una semana prolífica en lo que a ritmo de posteos se refiere.
Nada más. Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

La Galería de…Gabriele Dell’Otto

Estándar
Tras infinidad de problemas técnicos, llegando a pensar que este post estaba gafado, ya tenemos aquí la segunda entrega de “La Galería de…”.
Esta semana nuestro protagonista es el dibujante italiano Gabriele Dell’Otto, de quien en breve veremos publicado Secret War, miniserie guionizada por el omnipresente Brian Michael Bendis.

Con sólo 32 años, Dell’Otto está haciéndose un hueco en el mundillo de cómic americano, a base de dar rienda suelta a su sorprendente estilo, impregnado de un realismo y colorido que lo hace fácilmente identificable. Por cierto, os recomiendo enérgicamente que visitéis su genial página web, todo un derroche de originalidad.

Os dejo con unas cuantas muestras de su obra: (haced click sobre las imágenes para verlas más grandes)

“El señor de la noche”, visto por Gabriele Dell’Otto

Nueva ilustración de Batman, y otro ilustre de DC: Flash

“El hombre sin miedo” y La Antorcha Humana

Eco, personaje creado por David Mack

Eco, acompañada por Lobezno, y éste al natural

Hellboy, del genial Mike Mignola, en su verión italiana

Ésto es todo por hoy. ¡Espero que os haya gustado! Pero no quisiera despedirme sin antes darle las gracias a todos los que, en estos días en los que tuve tantos problemas con Hello!, impidiéndome colgar imágenes que ilustraran mis posts, amablemente ofrecieron su ayuda, dando muestras una vez más de la solidaridad bloggera. 🙂

Por cierto, si en los próximos días veis cambios radicales en el diseño de este blog, que no os extrañe. Estoy preparando una pequeña revolución.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

De mal en peor

Estándar
Hay días en los que no vale la pena levantarse de la cama. Hoy, todo lo que podía haber ido mal, ha ido peor. Y para rematar la jornada, no me funciona el Hello! (¡que raro!).
En las próximas horas, días o semanas (dependiendo de la predisposición a colaborar de ese puñetero programa informático con el que los bloggeros colgamos las imágenes que ilustran nuestros posts), colgaré un par de posts, más en concreto “La Galería de…Gabriele Dell’Otto” y una reseña acerca de “Marvels”, la estupenda obra de Kurt Busiek y Alex Ross.
Hasta entonces, un saludo y a ver si se acaba el día de hoy de una vez!