Iconos X-Men: Rondador Nocturno

Estándar

Edición U.S.A.: Nightcrawler núms. 1-4.
Guión: Chris Kipiniak .
Dibujo: Matthew Smith.
Tinta: Mark Morales.
Color: Hi-Fi Design.
Formato: tomo recopilatorio de 96 págs.
Precio: 6,95 €.

Iconos X-Men: Rondador Nocturno, recoge la serie limitada protagonizada por Kurt Wagner, también conocido como Rondador Nocturno, publicada por Planeta DeAgostini Cómics en el mes de mayo de 2003.
El argumento se centra en la etapa de seminarista de Kurt, durante la cual se topa accidentalmente con una red de traficantes de esclavos. Por supuesto, nuestro azulado héroe querrá poner fin a tal injusticia.
El guionista, lejos de intentar profundizar en este estupendo y dicotómico personaje, rico en matices, nos muestra a un Rondador ingenuo e idealista que, pese a llevar décadas conociendo lo peor de la naturaleza humana, mutante y extraterrestre, no concibe que los antagonistas de esta historia sean tan viles como para explotar, vejar y humillar a sus prójimos como efectivamente lo hacen.
Kipiniak escribe un relato pretencioso, con dosis de moralina en cantidades industriales, que parece tener como objetivo remover conciencias y trascender mas allá del género superheróico para mostrarnos lo cruel que puede llegar a ser el género humano. Pero la historia chirría bastante.
Gráficamente, lo más destacable son las portadas del italiano Massimiliano Frezatto, pues Matthew Smith (Timeslip: La llegada de Los Vengadores, The Path,…) se revela como un dibujante nada llamativo y muy discreto, que se limita a cumplir su función sin alardes. Es fácil ponerse nostálgico y recordar la estupenda caracaterización gráfica que ha recibido Rondador a lo largo de los últimos años (John Byrne, Paul Smith, Alan Davis, Carlos Pacheco, Salvador Larroca, Adam Kubert, Chris Bachalo, etc…)
Un personaje con tantos años de historia a sus espaldas, bien merecía un tratamiento más digno que el deparado por Kipiniak y Smith. Espero que Roberto Aguirre-Sacasa y Darick Robertson lo hayan conseguido en la serie regular Nightcrawler, todavía inédita en España.
En definitiva, un cómic sólo recomendable para los muy fans del elfo azul (y qué le vamos a hacer…¡yo lo soy!).
Por último, me gustaría agradecer a todo el que consciente o accidentalmente se haya pasado por este humilde blog en el día de ayer, el haber superado el récord de visitas de Aquí Huele a Azufre…, ascendiendo a 305. Seguro que algo han tenido que ver sendos links de La Cárcel de Papel (¡gracias, Mr. Pons!) y Zona Negativa (¡estupendo post el que, Pablo!¡mil gracias!) 🙂 Lo dicho: ¡gracias a todos!
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Firma Invitada: Pablo Gutiérrez Pérez (Zona Negativa)

Estándar
Tras un par de semana de ausencia, vuelve la sección Firma Invitada. En esta ocasión, tengo el honor de darle la bienvenida a Aquí Huele a Azufre a Pablo Gutiérrez Pérez, especialista de cine de Zona Negativa.
Antes de nada, querría agradecerle a Pablo el tiempo invertido en su colaboración, pues tengo que reconocer que me ha impresionado mucho el resultado final. En su post, cuenta pormenorizadamente los detalles de un proyecto que en su día reunió a multitud de estrellas del firmamento cinematográfico, y que sin lugar a dudas los amantes del medio audiovisual esperamos que tenga contibuidad. Lo dicho, Pablo, mil gracias y bienvenido a este humilde blog en el que siempre serás bien recibido.
Sin más, os dejo con este estupendo post.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Ante todo, me gustaría agradecerle a David la posibilidad de saldar un vieja cuenta que tenía conmigo mismo. Y por supuesto, un saludo a todos los lectores de Aquí Huele a Azufre.

La verdad es que en muchas ocasiones la publicidad resulta molesta. Fastidia, aburre y saca de contexto. Infinitas han sido y serán las quejas de consumidores de televisión desesperados ante las continuas e interminables interrupciones del programa de turno. Ante este panorama, pocas veces puede decirse que lo que uno realmente desea ver es publicidad, pero es en estas contadas oportunidades cuando esos pequeños bocados de talento a los que llamamos anuncios, le ganan la partida a sus hermanos mayores. Cierto es que la habilidad que se requiere para acaparar la atención del espectador y convencerle en tan sólo unos segundos, no debería pasar desapercibido para el público, que en numerosas ocasiones aprovecha los cortes publicitarios para realizar una visita relámpago al excusado.

Conscientes de su propia naturaleza fastidiosa, los creativos de publicidad han buscado diversas fórmulas para cautivar al público. Una de las empresas que más y mejor invierte en promocionar sus productos es la multinacional automovilística BMW. Aunque la empresa ha tenido el honor de protagonizar algunos de los anuncios de mayor calidad del panorama publicitario internacional, allá por el año 2000 sus creativos le daban vueltas a una idea. El espectador es cada día más exigente, y quiere productos de calidad, que le brinden historias que capten su atención y con personajes con los que se pueda identificar. Al mismo tiempo, como es obvio, la empresa necesita tener éxito en su estrategia de conquista de la atención y la cartera del consumidor. Así que ¿por qué no juntar ambos deseos y lograr satisfacer a todo el mundo?. Así nació The Hire.

Cierto es que The Hire no es una medida original ni novedosa, pero sí muy poco común. En 2001 BMW decidió crear BMW Films, una productora que contaría con David Fincher (Seven) como hombre al mando. La misión de BMW Films, era la de crear una serie de cortos cinematográficos de temática libre que, consiguiendo una calidad artística notable, promocionaran a la vez las virtudes de los vehículos de la marca. ¿Qué hacía especial al proyecto? Ni más ni menos que el hecho de que Fincher consiguiera reunir a un elenco de directores rara vez visto en un proyecto de semejantes características.

En The Hire podemos deleitarnos con una de las últimas obras del desaparecido John Frankenheimer (Ronin), disfrutar del emergente talento de Joe Carnahan (Narc), reír ante el trato que le da Guy Ritchie (Snatch) a su esposa, conmovernos ante el drama que crea Alejandro González Iñárritu (21 Gramos), asombrarnos con el frenético estilo de Tony Scott (Top Gun), admirar el genio de Ang Lee (Tigre y Dragón) al convertir una persecución en un baile de salón, tratar de controlar nuestros nervios durante el thriller que compone John Woo (Cara a Cara) o evaluar la obra de Wong Kar Wai (2046) en una serie de historias que comparten dos nexos en común: la presencia de los vehículos BMW y la de su protagonista, The Driver, un hombre misterioso del que sólo conocemos su habilidad al volante.

Clive Owen, The Driver Sorprende ahora ver a Clive Owen (Closer) encarnando al conductor de oscuro pasado, pero aunque allá por 2001 el británico no era un desconocido, su caché estaba a años luz de donde está ahora. Owen no es sin embargo la única estrella que se pasea por The Hire, ya que actores como Ray Liotta (Uno de los Nuestros), Robert Patrick (Terminator 2), Dennis Haysbert (Lejos del Cielo), Madonna (Evita), F. Murray Abraham (Amadeus), Gary Oldman (Drácula), Mickey Rourke (Sin City), Forest Whitaker (Ghost Dog), Kathryn Morris (Candidata al Poder), Stellan Skarsgard (Ronin) o Don Cheadle (Hotel Rwanda), participan también en el proyecto.

Hasta el momento, 8 son los cortos que se han estrenado.

PRIMERA TEMPORADA:

Título: Ambush
Dirección: John Frankenheimer
Reparto: Clive Owen, Tomas Milian, Franklin Dennis Jones.

Título: Chosen
Dirección: Ang Lee
Reparto: Clive Owen, Mason Lee, Sonom Gualson.

Título: The Follow
Dirección: Wong Kar Wai
Reparto: Clive Owen, Mickey Rourke, Adriana Lima, Forest Whitaker.

Título: Star
Dirección: Guy Ritchie
Reparto: Clive Owen, Madonna, Michael Beattie, Toru Tanaka Jr.

Título: Powder Keg
Dirección: Alejandro González Iñárritu
Reparto: Clive Owen, Stellan Skarsgard, Lois Smith.

SEGUNDA TEMPORADA:

Título: Beat the Devil
Dirección: Tony Scott
Reparto: Clive Owen, Gary Oldman, James Brown, Marilyn Manson, Danny Trejo.

Título: Ticker
Dirección: Joe Carnahan
Reparto: Clive Owen, Don Cheadle, F. Murray Abraham, Ray Liotta, Robert Patrick, Dennis Haysbert.

Título: Hostage
Dirección: John Woo
Reparto: Clive Owen, Kathryn Morris, Maury Chaykin.

Aunque a día de hoy The Hire está a la espera de continuación, nos ofrece a los amantes del celuloide la posibilidad de disfrutar, con tan sólo registrarnos en www.bmwflims.com, de unas pequeñas muestras de cine de acción del bueno. Y por supuesto, el que quiera comprarse el coche, también tiene la posibilidad.

¿Desvelado el nuevo equipo creativo de The Ultimates?

Estándar
Parece ser que en la Canadian National Comic Expo, C.B. Cebulski, de Marvel Cómics, dejó entrever quiénes serían los sustitutos de Mark Millar y Bryan Hitch al frente del volumen 3 de The Ultimates.
Ante la pregunta de cuál será el proyecto en el que colaborarán Jeph Loeb y Joe Madureira en su regreso a Marvel, el tal Cebulski respondió, aproximadamente, lo siguiente:

“Lo veréis en Wizard en 4 días”
Tras lo cual alguien le preguntó:

¿Cuál será el próximo equipo creativo de The Ultimates?

Cebulski, ni corto ni perezoso, respondió:

“Lo veréis en Wizard en 4 días”
Y si quedaba alguna duda, el personaje en cuestión se encargó de disiparla cuando añadió algo así como:

“Tios, creo que podéis sumar 2 y 2”
De confirmarse la noticia, el cambio de estilo en la colección sería brutal, tanto narrativa como gráficamente, pero no por ello menos interesante.
Sean quienes sean los sustitutos, tendrán difícil superar el estupendo trabajo de Millar y Hitch, quienes actualizaron el concepto de Los Vengadores a las mil maravillas.
Poco más que añadir. Mañana, en este mismo blog, nueva entrega de la sección Firma Invitada, protagonizada en esta ocasión por Pablo Gutiérrez Pérez, colega de Zona Negativa.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Bastard Samurai, de Oeming, Shannon y Gunter

Estándar

Guión: Miles Gunter, Michael Avon Oeming.
Dibujo: Kelsey Shannon.
Tinta: Mike Avon Oeming, Kelsey Shannon.
Color: Kelsey Shannon.
Formato: tomo recopilatorio; 96 páginas.
Precio: 7,5 €.

“Jiro es un joven samurai que, tras completar su entrenamiento y formación como luchador, debe afrontar un reto todavía más peligroso: la supervivencia en el mundo real de Occidente. Poco a poco, y guiado por una misteriosa chica que le salva la vida, irá descubriendo que aquello en lo que ha creído toda su vida, y que le convertía en un ser superior a los demás, es falso”.
Esta es la sinopsis que se puede leer en la contraportada del tomo recopilatorio de Bastard Samurai.
Concebida como una miniserie de 3 números, este cómic fue publicado en España en noviembre de 2003, de la mano de Planeta DeAgostini Cómics.
Lo más destacable de esta obra es el apartado gráfico, con un Kelsey Shannon cuyo estilo recuerda vivamente al de Michael Avon Oeming, cocreador de la serie, o el mismo Bruce Timm. Este prometedor dibujante, que ya firmó Hammer of the Gods (también junto a Oeming) realiza una labor más que destacable al colorear sus propios lápices, logrando un resultado visualmente muy atractivo.
En cuanto al guión, firmado por un semidesconocido Miles Gunter (Weird War Tales para DC Comics; Skid Roze para London Night Studios), y por el propio Oeming, nos muestra con crudeza el choque de culturas entre Oriente y Occidente a través de la historia personal de Jiro, joven samurai utilizado en combates a muerte clandestinos destinados a satisfacer la curiosidad y el morbo de las clases sociales más acomodadas y adineradas.
Una historia de mentiras, engaños, manipulación, violencia, venganza, honor y deshonor que, pese a no ser una obra maestra (ni mucho menos), cumple con creces su función: entretener. De lectura fácil y amena, muestra planteamientos y reflexiones muy interesantes, con independencia de que su resultado final sea aceptable, pero mejorable.
Para más información, os dejo un enlace a la página web de Michael Avon Oeming, de quien por cierto, Goretti, amiga que está preparando el F.I.R. en Barcelona, me trajo un curioso original, dibujado en el reverso de un plano de las líneas del Metro de la Ciudad Condal 🙂 Si estás leyendo esto, gracias de nuevo y ánimo con el F.I.R.!
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

10 previews variadas

Estándar
Mientras intento sacar tiempo de donde no lo tengo para escribir un post decente, toca una nueva ración de previews.
En los últimos tiempos vienen siendo una solución muy recurrida para salir del paso e intentar mantener un ritmo decente de posteo. De todas formas, si no os interesan las previews, no dudéis en comentarlo, ok?

Empecemos pues…

Kitty Pryde: Shadow & Flame #3 (de 5), de Yoshida y Smith.

Captain America #9, de Brubaker y Lark.

New Avengers #9, de Bendis y McNiven.

Runaways, Vol. 2 #7, de Vaughan y Miyazawa.

Wha…Huh?, de varios autores.

Neverwhere #3 (de 9), de Carey y Fabry.

Batman: Gotham Knights #68, de Lieberman y Barrionuevo.

Robin #141, de Willingham y McDaniel.

Hero Camp #4, de Thompson y Rodríguez.

Death Jr. #3, de Whitta y Naifeh.

¡Y hasta aquí llegamos hoy! Mañana toca post semanal en Zona Negativa, en esta ocasión centrado en el genial cómic Y: El Último Hombre, de Brian K. Vaughan y Pía Guerra. Ya me daréis vuestra opinión…
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Impresiones: Viñetas desde o Atlántico 2005

Estándar
Hay ocasiones en las que, cuantas menos expectativas tienes sobre algo determinado, más lo disfrutas. Así me ha sucedido con Viñetas desde o Atlántico 2005.

La primera impresión que tuve acerca del cartel de este año es que era bastante discreto. Parecía que la dirección de Viñetas desde o Atlántico no tenía la intención de satisfacer a los aficionados al cómic mainstream, enfocando la atención en propuestas menos populares, aunque no por ello de menor calidad. Mantengo parcialmente mi opinión pues considero que comparando los invitados de este año con los de otras ediciones (Pacheco, Hughes, Immonen, …), así como con los de otros salones modestos como el de Avilés, por no hablar de Madrid o Barcelona (ésos están a otro nivel), el Salón de A Coruña queda en evidencia. Pero también es cierto que parte de mi opinión se formó desde la ignorancia, pues poco o nada conocía del trabajo de gente como Raquel Alzate, Fran Bueno, Enrique Breccia o George Pratt. Tengo que admitir que salí de algunas exposiciones con la boca abierta.

Entrada del Kisoko AlfonsoPero comencemos por el principio:

El sábado 20 de agosto llegué a los Jardines de Méndez Núñez sobre las 11:50 h., acompañado de Iván, amigo que estudia Bellas Artes, y que comparte mi afición por este mundillo.

Nuestra primera parada fue el Kiosko Alfonso, estupendo recinto que año tras año ofrece las mejores exposiciones. Una vez dentro, me llevé mi primera sorpresa: era día de firmas y dibujos, y echando un vistazo rápido a las mesas vacías donde posteriormente se sentarían los dibujantes invitados, observé el nombre de Mark Buckingham. Mi reacción fue rauda y veloz: salí disparado hacia la papelería más próxima para comprar papel de dibujo. Regresé sin aliento, pero con satisfacción, al comprobar que casi no había cola. Y este fue uno de los momentos que más disfruté del fin de semana: ver cómo dibujaban Buckingham, Breccia y Miguelanxo Prado. Fue sencillamente alucinante.

Buckingham posando con mi dibujoEl bueno de Buckingham no escatimó esfuerzos para complacer a sus fans, mostrándose como un tipo sencillo y sonriente. Ya desde el principio me cayó bien: llevaba puesta una camiseta de X-Men diseño exclusivo de Zara (tengo una igual) 🙂

Como podéis ver en la imágen que ilustra estas líneas, me llevo de recuerdo un Rondador Nocturno dibujado por Buckingham, así como un Groucho Marx obra de Ventura. (con el resto de colas no me atreví, ya que disponía de poco tiempo). No me puedo quejar, aunque me queda la espina clavada de no poder cumplir la petición de un original de Pratt para el amigo From Jell. Espero conseguirlo en otra ocasión.

En este punto, considero oportuno comentar uno de los temas que más me mosqueó de la organización: el horario de las exposiciones. No me parece de recibo, sabiendo que hay gente que viajó hasta A Coruña única y exclusivamente para visitar el Salón, que el horario de las citadas exposiciones fuera de 12 a 14 h por la mañana, y de 18 a 21 h por la tarde. Sin comentarios…

El sábado por la tarde lo dediqué casi en exclusiva a echar un vistazo a las casetas de las librerías especializadas, pero lo cierto es que no encontré nada de lo que buscaba, aunque no volví con las manos vacías: me compré el tomo Bastard Samurai a 4 euros, cuando originalmente costaba 7’50, y el recopilatorio Iconos X-Men: Rondador Nocturno a mitad de precio. No son obras maestras, pero les tenía ganas.

servidor,posando con el amigo Hellboy Tras acompañar a Iván a la estación de trenes, pues sólo pudo acompañarme el sábado, fui a buscar al mismo lugar a mi novia, Mariluz, quien durante los últimos 4 años ha aguantado estoicamente mi obsesión por el mundillo del cómic, y una vez más me acompañó en mi visita anual a Viñetas desde o Atlántico. Desde luego, paciencia no le falta. 🙂

El domingo, ya con más calma, visitamos las exposiciones, ubicadas en distintos emplazamientos: en el Kiosco Alfonso flipé con George Pratt, auténtico virtuoso que deslumbró al que escribe estas líneas con sus originales de Wolverine: Netsuke (compra fija, en cuanto lo publiquen), Batman, Sgt. Rock y demás láminas de temática mayoritariamente bélica. Simplemente alucinante. Lo mejor del Salón.
Otras sorpresas las proporcionaron Javier Olivares, Fran Bueno y, sobre todo Raquel Alzate, prometedores dibujantes que no titubean a la hora de incorporar las más modernas técnicas digitales a sus obras. El resultado es de lo más meritorio. La selección de originales de Enrique Breccia también era estupenda, con exquisitas páginas de Swamp Thing y de Lovecraft. Estupendo dibujante.

El resto de exposiciones estaban ubicadas en el Palacio Municipal (Los tebeos de mamá y I Concurso de tiras de historietas contra el sexismo), en la Casa de Cultura de Salvador de Madariaga (I Premio de Banda Deseñada Castelao, Deputación de A Coruña) y en el recientemente inaugurado PALEXCO (Palacio de Exposiciones y Congresos), donde se ofrece una visión de la obra de Purita Campos y Enrique Ventura, así como una retrospectiva de El Capitán Trueno y una exposición sobre la filatelia y el mundo del cómic.
De este último grupo de exposiciones me quedo, sobre todo, con los originales de los geniales Ventura y Nieto.
En resumen, un Salón del Cómic de lo más entretenido, aunque mejorable en unos cuantos aspectos (horarios, invitados,…). Espero que Miguelanxo Prado, Carlos Portela y compañía no bajen la guardia e intenten mejorar año a año esta cita ineludible para los amantes del 9º Arte.
Y poco queda por añadir…salvo que, como podéis comprobar aquí, los rezagados aún pueden visitar las exposiciones hasta el día 28 de agosto. De paso, os dejo un enlace a la discreta (por no decir cutre) web de Viñetas desde o Atlántico.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Del fin de las vacaciones, la censura, y otros temas

Estándar
Ayer domingo regresé de A Coruña, donde he pasado un estupendo fin de semana rodeado de cómics y buena compañía.
Desde su primera edición, Viñetas desde o Atlántico se ha convertido en una fecha señalada en el calendario, de obligada asistencia. Y lo cierto es que estos 2 días han servido de inmejorable punto final a unas vacaciones que, como era de esperar, se han hecho muy cortas. A lo largo de esta semana espero colgar un post acerca de mi visita al Salón del Cómic de A Coruña, con mis impresiones acerca del mismo.

En cuanto a las vacaciones, misteriosamente, cuanto más tiempo tenemos, menos lo aprovechamos. O al menos eso me sucede a mi. Comencé este breve periodo estival con propósitos de aprovechar al máximo el tiempo libre y dedicar parte del mismo a escribir posts para Aquí Huele a Azufre… y Zona Negativa. Pero finalmente se impuso la lógica. El desgaste físico (y psicológico) que sufrí a lo largo de estos meses de estudio pasaron factura, así que opté por descansar lo máximo posible, dormir lo que no pude el resto del año, ver películas, leer cómics, libros, etc… Pero lo cierto es que ponerme delante del ordenador no me motivaba demasiado, así que no he adelantado demasiado trabajo.
Pero no me arrepiento. Creo que hice lo que tenía que hacer, y ahora, cuando toca poner los codos de nuevo, me encuentro con las pilas más cargadas que nunca. Sé que va a costar ponerse a estudiar como antes, pues uno enseguida se acostumbra al reconfortante arte de vaguear, pero ánimo no me falta.

Por otra parte, y cambiando radicalmente de tema, hoy al mediodía, cuando encendí el ordenador para ponerme al día acerca de lo sucedido en la blogosfera durante mi breve ausencia, me llevé una sorpresa bastante desagradable: el tema de las banderillas de Blogger. Es todo un detalle que esta compañía nos ofrezca un espacio en la red para hacer públicas nuestras neuras, paranoias, intereses, ideas, pasiones y demás extravagancias que se nos pasen por la cabeza (aunque no nos engañemos, si lo hace es porque es rentable: todo es un negocio), pero la idea de dejar al arbitrio de cualquiera que se pase por nuestros blogs juzgar si encuentra su contenido ofensivo, preocupante o inadecuado me parece, cuanto menos, preocupante.

Me explico: estoy a favor de la regulación y del control de los contenidos en Internet. Lo contrario sería de una irresponsabilidad imperdonable. Al fin y al cabo, hay mucho enfermo y degenerado suelto que emplean un medio que ofrece infinitas posibilidades para fines más que cuestionables. También comprendo (aunque no necesariamente comparto) la opinión de quienes desde hacen tiempo claman por la elaboración de una especie de código deontológico de los bloggeros, ante las dimensiones que está cobrando este fenómeno.

Pero el método escogido por Blogger para guardarse las espaldas puede ser muy peligroso. Si existiera algún tipo de garantía de que, en caso de que un blog recibiera muchas quejas, la citada empresa estudiaría el contenido de la bitácora antes de tomar cualquier tipo de decisión, estaría más tranquilo. Pero no estoy convencido de que así sea, y están en juego muchas horas de trabajo y dedicación de un montón de gente. No quiero pensar qué sucedería si un buen día accedo a mi blog y resulta que su contenido ha desaparecido (toco madera), pero quien más y quien menos ya se ha llevado algún que otro susto por trastear con el código html. Ya sabemos lo que se siente al pensar que meses de trabajo se han ido al garete. Y no es una sensación muy reconfortante, que digamos.

De todas formas, quizás estoy ejerciendo de agorero, o me preocupo demasiado evidenciando mi condición de pesimista crónico, pero es un tema que me inquieta. Por si acaso, y poco a poco, estoy recopilando en Word los posts que he escrito a lo largo de estos meses y que a mi juicio merecerían ser salvados de una hipotética catástrofe (ya sé que debería haberlo hecho desde el principio, pero uno es así de despistado y/o vago).

Sólo queda confiar en el buen juicio de Blogger, y de todo aquel que visite nuestros blogs. Lo contrario sería desastroso.

Por último, quería comentaros los futuros contenidos que veréis a lo largo de las próximas semanas en Aquí Huele a Azufre… (no sé cuándo, porque la periodicidad diaria ya es una utopía para mí): críticas de las películas de Los 4 Fantásticos y Sin City, comentarios acerca del final de temporada de Perdidos y 24, reseñas de, Bastard Samurai, Iconos X-Men: Rondador Nocturno, 1602 e Y: El Último Hombre (éstas 2, probablemente en Zona Negativa), y lo más inmediato: una breve crónica de mi paso por Viñetas desde o Atlántico 2005 (con fotos incluidas). Todo ello poco a poco, que va a costar trabajo recuperar la dinámica opositora de nuevo.

Nada más que comentar. Gracias por vuestra paciencia, y perdón por el rollo que acabo de soltar, así como por la irregularidad de este blog.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)