¡Una semana de vacaciones en la capital!

Estándar
Pues sí, esta pequeña bitácora que sirve de ventana para compartir mi afición por el 9º Arte con todo aquel que cometa la imprudencia de pasarse por aquí, no se actualizará durante la próxima semana. El motivo: aprovechando el puente, me voy con mi novia de vacaciones a Madrid. 🙂
Durante 7 días me dedicaré, en la mejor de las compañías, a visitar a unos cuantos amigos, recorrer museos, tiendas de cómics (¡cómo no!) y pasear por las calles de una ciudad que tengo un poco olvidada (hace muchos años que no me paso por la capital), esperando de esta forma desconectar un poco de las oposiciones, que falta me hace.
De esta forma, me mantendré alejado de la blogosfera hasta, por lo menos, el domingo 6 de noviembre. Pero para aquellos que queráis continuar visitando Aquí Huele a Azufre…, os dejo con enlaces a todos los artículos que he publicado hasta la fecha en Zona Negativa.

NEW X-MEN, de Grant Morrison (2/7/2005).

Y por supuesto, este sábado y el próximo, tendréis vuestra ración semanal de artículos en Zona Negativa. Mañana: RUNAWAYS: ORGULLO Y ALEGRÍA, de Vaughan y Alphona (tomando como base una reseña ya publicada en este blog), y el próximo sábado: ULTIMATE X-MEN: Actualizando a los Hijos del Átomo, pequeño balance de los 30 números de la colección publicados hasta la fecha en España.
Pues lo dicho: pasadlo bien durante esta semana, y para cualquier consulta o sugerencia, tenéis mi mail en mi perfil de usuario blogger.
Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)
P.D.: ya tengo en mis manos la primera entrega del coleccionable de la mítica etapa de Marv Wolfman y George Pérez en Los Nuevos Titanes. ¡Me siento como un niño con zapatos nuevos! La edición no es muy de mi agrado (merecería publicarse en formato tomo), pero es una gozada poder volver a disfrutar de estos cómics.
Por cierto, se me olvidó comentarlo antes, pero a la vuelta de mi semana de vacaciones, espero colgar por aquí unas cuantas reseñas de mis últimas adquisiciones comiqueras: Superpatriot: Fuerza de Combate, de Kirkman y Walker; Jack Staff, de Paul Grist (los 2 números a color); Flash: Fuego Cruzado, de Johns y Kollins; y el 2º tomo recopilatorio del Asombroso Spiderman de Straczynski y Romita Jr. Lo dicho: ¡Nos vemos en una semana! (eso espero)
Anuncios

Daredevil: Yellow, de Jeph Loeb y Tim Sale

Estándar
Edición U.S.A.: Marvel Knights: Daredevil: Yellow Núms. 1 a 6. (agosto / diciembre de 2001 y enero de 2002) ; Marvel Comics.
Edición España: enero de 2002; Planeta DeAgostini Cómics.
Guión: Jeph Loeb.
Dibujo y entintado: Tim Sale.
Color: Matt Hollingsworth.
Formato: tomo recopilatorio de 152 págs.
Precio: 15 €.

Consolidados desde hace años como uno de los mejores equipos creativos del comic norteamericano, Jeph Loeb y Tim Sale han ofrecido a los lectores obras tan destacadas como Superman: Las 4 estaciones, Batman: el largo Halloween, Batman: Dark Victory, o la “trilogía cromática” realizada para Marvel Comics: Daredevil: Yellow, Spiderman: Blue, y Hulk: Grey.
Precisamente a esta curiosa trilogía pertenece el cómic que hoy nos ocupa: Daredevil: Yellow. En agosto de 2001 vió la luz el primer número de la edición americana de este cómic, encuadrado dentro de la línea Marvel Knights.
SINOPSIS: “Un hombre no se mide por el modo en que cae a la lona, sino por cómo se levanta.”Son las palabras por las que vivió y murió el padre del abogado ciego Matthew Murdock. El asesinato del boxeador Batallador Jack Murdock desencadenó una serie de hechos que constituyeron el detonante de la aparición de un nuevo superhéroe en la Cocina del Infierno de New York… el acróbata ciego Daredevil”.
Como fácilmente se puede deducir leyendo la sinopsis (extraída de la contraportada del tomo recopilatorio en su edición española), Daredevil: Yellow revisita momentos muy significativos en la vida del Hombre sin Miedo: sus años de universitario, el asesinato de su padre, la decisión de convertirse en justiciero, la apertura del bufete Nelson & Murdock, el inicio de su romance con Karen Page, etc… La historia, narrada en primera persona por el propio Matt Murdock en forma de carta dirigida a Karen Page, está cargada de momentos emotivos, simpáticos guiños al lector cómplice y, por encima de todo, un profundo respeto y cariño hacia un personaje de marcado carácter trágico con más de 40 años de vivencias a sus espaldas.
Loeb y Sale dan lo mejor de si mismos para ofrecernos una preciosa crónica de cómo un joven abogado ciego llamado a convertirse en héroe, busca su lugar en el mundo guiado por la necesidad de honrar a su progenitor. Y de cómo durante esa búsqueda encontrará el apoyo de su inseparable amigo Foggy Nelson, y el inicio de una especial relación con su encantadora secretaria.
En el apartado gráfico, Tim Sale realiza un trabajo sencillamente perfecto. Una vez más, el dibujante de Seattle despliega su detallado y preciosista estilo, impregnado del toque clásico que lo hace inconfundible. Por si ello fuera poco, los lápices de Sale se ven aderezados con una maestría digna de elogio y merecedora de un entusiasta reconocimiento por el colorista Matt Hollingsworth, bajo la premisa cromática de salpicar de amarillo las páginas de este genial relato.
Uno de mis cómics favoritos, digno de ser lucido en las estanterias de todo buen aficionado que se precie, presentado en una inmejorable edición de la mano de Planeta DeAgostini Cómics. Por el bien de aquellos que no hayan tenido la oportunidad de leerlo, espero que Panini Cómics no tarde en reeditar este clásico moderno.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Cuatro: ficción televisiva de calidad

Estándar
Difícil empresa le espera al nuevo canal analógico de Sogecable. Buscar su propia cuota de share (infame monstruo en cuyo nombre se cometen atroces crímenes contra programas de calidad) en un mercado tan despiadado y voraz como el que impera en España, se antoja como una ardua misión en la que, a buen seguro, sufrirán más de una baja prematura en su parrilla televisiva.
Pero qué queréis que os diga… en lo que a los productos de ficción que van a ofrecer en su programación, no le puedo poner ninguna pega, aunque no se puede negar que la apuesta es arriesgada. Con una extraña mezcla de recientes éxitos televisivos, y míticas (¡mitiquísimas!) series que deleitaron a los que aún siendo jóvenes, ya rondamos el cuarto de siglo (¡sigh!), el próximo 7 de noviembre cuatro inicia su aventura.
Espero, como muchos frikis que ahora mismo se están frotando las manos ante este alentador panorama, que la iniciativa triunfe y una vez que el canal se asiente (si es que lo hace), mantenga esta política de programación. Hasta que lo comprobemos, os dejo con lo que sería mi selección personal de la programación de cuatro:
Juzgado de Guardia: una de las muchas series ochenteras que recuerdo con cariño. Me muero de ganas de revivir las andanzas del Juez Harry, el abogado Dan, Bull y compañía. Sencillamente imprescindible.
El Gran Héroe Americano: nunca pensé que volvería a ver esta serie. Lo cierto es que me pilló muy joven, pero recuerdo que me encantaba. Tengo curiosidad por saber qué tal ha envejecido.
Twin Peaks: muchos lo considerarán un sacrilegio, pero nunca ví ni un sólo episodio de la serie de culto de David Lynch. ¡Ahora me llega la oportunidad!
Parker Lewis: ¡jejejejejejeje! 🙂
Comando G: casi ni la recuerdo. También me pica la curiosidad.
La Pantera Rosa: un clásico.
El Mundo de Beakman: friki como pocos, a ver cómo afectan los experimentos del bueno de Beakman a la nueva generación de espectadores.
Buffy, Cazavampiros: ¡qué decir! ¡tremendo Whedon! serie de culto.
Alias: yo me pregunto…¿alguien ha seguido las andanzas de Sidney Bristow en Tele 5? Una de las series de más éxito de los últimos años, por fin en un horario decente.
Las Vegas: los pocos episodios que pude ver de esta serie protagonizada por James Caan tenían buena pinta.
Medium: me pica la curisidad. Habrá que darle una oportunidad a la serie de temática sobrenatural protagonizada por Patricia Arquette.
Ghost in the Shell: no soy un fanático del anime, pero Masamune Shirow me encanta. Merece una oportunidad.
Anatomía de Grey: ficción médica avalada por el éxito cosechado al otro lado del Atlántico. A ver qué tal…
Crossing Jordan: poca información tengo acerca de esta exitosa serie centrada en la práctica forense.
Y nada más… de momento. Sólo comentar que gran parte de la inforación la obtuve del lik que V ha dejado en su siempre recomendable blog Dial V for Vendetta.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Recomendación: El Juego de Ender

Estándar
En 1977, Orson Scott Card escribió en la revista Analog Magazine un relato de cienca-ficción protagonizado por un joven genio militar, llamado a salvar a la humanidad de una invasión extraterrestre. Apenas 8 años más tarde, ese relato se convirtió en El juego de Ender, estupendo libro considerado unánimemente como una de las obras maestras del género, que a su vez sirvió de precursor a la denominada Saga de Ender.
SINOPSIS: “La Tierra se ve amenazada por la especie extraterrestre de los Insectores, seres que se comunican telepáticamente y que se consideran totalmente distintos de los humanos, a los que quieren destruir. Para vencerles, la humanidad necesita de un genio militar y por ello se permite el nacimiento de Ender, que es el tercer hijo de una pareja en un mundo que ha limitado estrictamente a dos el número de descendientes”.

Partiendo de esta premisa, Card invita al lector a asistir al descubrimiento, entrenamiento, y eclosión de un pequeño genio, llamado a convertirse en algo que no busca ser: un héroe.
Ambientada en el año 2077, la novela describe el duro proceso de entrenamiento de Andrew Wiggin, alias Ender, en la Escuela de Batalla de la Flota Internacional, influyente organismo militar encargado de organizar la resistencia humana a una posible invasión de los Insectores. Allí, no tardará en destacar entre sus compañeros, convenciendo a sus instructores de que él puede ser liderar a un ejército de niños que bien podrían ser la última esperanza de la humanidad.
Si bien este genial libro encaja perfectamente dentro de los parámetros de la ciencia-ficción, quizás su mayor riqueza radique en la habilidad y talento de Card para describir de forma brillante los sentimientos del protagonista, que van desde la ira, hasta la añoranza, pasando por el temor y la rivalidad, logrando de esta forma involucrar al lector desde la primera página. Especialmete brillante es la plasmación de la relación entre Ender y sus antagónicos hermanos: Valentine y Peter, protagonistas de una interesante trama paralela, vital para el desarrollo de la saga.
Card daría continuación a esta obra con La voz de los muertos, Ender el Xenocida e Hijos de la Mente, atípicas novelas de contenido casi filosófico o metafísico, muy alejadas del espíritu inicial, narrando una historia unitaria, continuada de un libro a otro.
Con posterioridad, el escritor estadounidense comenzaría una nueva saga, más cercana al tono juvenil de la historia original, que narraría los mismos hechos, pero esta vez desde la perspectiva de otro de sus personajes: Bean. Esta nueva saga estaría formada por los siguientes títulos: La Sombra de Ender (cuya lectura estoy disfrutando actualmente), La Sombra del Hegemón, Marionetas de la Sombra y La Sombra del Gigante que se publicará en España el próximo mes de noviembre.
Por cierto, el director Wolfgang Petersen planea desde hace años dirigir una película basada en las aventuras de Ender, a partir de un guión firmado de un Orson Scott Card que recientemente ha dado sus primeros pasos en el mundo del cómic como guionista de la miniserie Ultimate Iron Man, ilustrada por Andy Kubert.
En definitiva, un libro sorprendente, adictivo e imprescindible, que no defraudará a quienes le de una oporunidad.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Lo que vendrá

Estándar
Tranquilos que no me he pasado al campo de la futurología. Nada más lejos de la realidad. Sólo escribo este post para comentar lo que podréis encontrar a lo largo de los próximos días en este blog (y en ZN).
Para comenzar, mañana sábado colgaré un artículo en Zona Negativa sobre Entre los Muertos, de Mark Millar y Terry Dodson, primer arco argumental de la colección MK: Spiderman.
Si consigo tener unos minutejos libres, el domingo o el lunes veréis por aquí un pequeño comentario sobre el libro El Juego de Ender, de Orson Scott Card.
Y por último (de los posts que tengo pensados hasta el momento), una reseña de Daredevil: Yellow, de Jeph Loeb y Tim Sale.
Nada más por hoy!sólo aprovechar la ocasión para felicitar al bueno de Bonache por batir todos los récords de Tebelogs (y del contador Nedstat en su categoría de Libros e Historietas), con la impresionante cifra de ¡¡41.088 visitas!!. ¡¡Bien merecidas están!! (y si de paso, y gracias al enlace que luce en su web, ayuda a que este blog bata su récord personal de visitas, ¡mejor que mejor!).
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

12 Previews U.S.A.

Estándar
Día gris y lluvioso el de hoy. Al menos en Santiago de Compostela.
Y como el tiempo, las ganas de postear tampoco acompañan. Pero haciendo un colosal esfuerzo, me dignaré a dejar por este blog unas cuantas previews USA, para los más curiosos y/o impacientes. Un avance de lo que está a punto de publicarse al otro lado del Atlántico, de la mano de editoriales como Marvel, DC, o Image, cortesía de la web Buzzscope.

Sin más, os dejo con unos cuantos links a estas 12 previews:

New Excalibur #1, de Claremont y Ryan.

Incredible Hulk #88, de Way y Cha.

Ghost Rider #3 (de 6), de Ennis y Crain.

Amazing Spider-Man #525, de David y Deodato Jr.

Captain America #11, de Brubaker y Epting.

Defenders #4 (de 5), de Giffen, DeMatteis y Maguire.

Sentry #2, de Jenkins y Romita Jr.

Wolverine #35, de Way, Saltares y Texeira.

Jack Cross #3, de Ellis y Erskine.

Solo #7, de Mike Allred.

Girls #6, The Luna Brothers.

Stardust Kid #3 (de 4), de DeMatteis y Ploog.

Nada más por hoy…

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

STEAMBOY, de Katsuhiro Ôtomo

Estándar

Dirección: Katsuhiro Ôtomo.
Guión:Sadayuki Murai y Katsuhiro Ôtomo.
Fotografía: Takeshi Seyama.
Música: Steve Jablonsky.
Productora: Screen Gems & Steamboy Commitee.
Titulo V.O.:Steamboy.
Género: animación.
Nacionalidad: Japonesa.
Duración: 126 min.
Año de Producción: 2004.

Hay experiencias que marcan la vida de una persona. En mi caso, y desde la perspectiva de un aficionado al mundo del cine, el visionado de Akira fue una de ellas.
El concepto de cinta de animación que tiene un chaval de 12 años es, por regla general, bastante limitado, y asistir como espectador a la proyección de esa obra maestra cambió por completo mi percepción sobre un género que, más allá de clichés, tópicos y prejuicios reiterados a lo largo de los años, ofrece posibilidades sólo limitadas por el talento y la imaginación de los autores.
Partiendo de esta base, y siempre según mi opinión, todo proyecto de animación encabezado por Ôtomo se merece, como mínimo, la oportunidad de ser visionada, más allá de que su resultado final sea más o menos satisfactorio. Dicho lo cual, entremos propiamente en lo que viene a ser la reseña de la película:
SINOPSIS: “Ambientada en la Inglaterra victoriana, esta historia épica de aventuras trata sobre un joven inventor llamado Ray. Un día, éste recibe una misteriosa bola metálica de su abuelo Lloyd, un gran científico. A partir de ese momento Ray entra en un mundo de increíble intriga y aventura. La bola metálica resulta ser una llave secreta a una fuerza de incomparable poder. Pero existen poderosas instituciones que desean apoderarse de la llave y la lucha por hacerse con ella será por tierra, mar y aire. Ray se embarca en la más excitante aventura de su vida”.
Pese a no alcanzar las cotas de calidad de la genial Akira, Steamboy es un claro ejemplo de hasta que punto la aplicación coherente de las más modernas técnicas de animación pueden justificar, independientemente de la mayor o menor entidad del guión, pagar lo que vale la entrada del cine.

A lo largo de sus 126 minutos de duración, Ôtomo narra una curiosa historia centrada en los peligros del progreso y de la tecnología cuando son utilizados para fines inapropiados. Desde la óptica de Ray, joven curioso e inquieto, heredero de un talento especial para la mecánica, visitamos un Londres del S.XIX, remodelado en base a la estética Steampunk (subgénero de ficción especulativa situado en emplazamientos históricos alternativos. Más información, aquí).

La atractiva premisa inicial carece de las implicaciones y de la profundidad de otras obras del genial director nipón, posiblemente debido a la conveniencia de adaptar el estilo de Ôtomo a un sector más amplio del público potencial. Pero ello no obsta para que tanto el espectador aficionado al anime, como los novatos en estas lides, disfruten por igual de un apabullante despliegue visual e imaginario, al alcance de pocos autores.
Espectacular, divertida, sorprendente, algo ingenua y predecible por momentos, pero siempre recomendable, Steamboy supone un paso más allá dentro del siempre reivindicable, y tan a menudo denostado género animado. Una joya que por méritos propios merece entrar en el panteón de las obras de la animación. ¡No os la perdáis!
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)