¡¡Bonache ficha por Aquí Huele a Azufre…!!

Estándar
Esto… como os podéis imaginar, no tengo el privilegio de poder contar con la colaboración en este humilde blog de ese malandrín de las viñetas que responde al nombre de Bonache. En un alarde de falta de originalidad y mala fe, continúo la senda iniciada por Álvaro Pons, Jotace y Neikos, y recojo el testigo de Laintxo, quien a traición me ha involucrado en Las Crisis de los Blogs Infinitos (ésto no se le hace a un lector habitual, Laintxo. Me las pagarás ;).
Y puestos a elegir a una víctima propiciatoria, ¿quién mejor que Bonache para continuar propagando esta enfermedad de transmisión vía posts? (por supuesto, espero una réplica benigna por tu parte, pese a los perjuicios derivados de ver tu nombre asociado al de mi blog!jejeje!).
En otro orden de cosas, mañana o pasado colgaré por aquí una crítica/reseña/comentario sobre la película Steamboy, de Katsuhiro Ôtomo. Nada más por hoy!
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)
Anuncios

Cambiando la política de posteos

Estándar
Como habréis comprobado los habituales de este blog, últimamente no me prodigo demasiado con los posts. La razón, la más obvia: falta de tiempo. Últimamente ando muy liado con las oposiciones, intentando incrementar el ritmo de estudio debido a la presimible, aunque relativa, cercanía del examen. (imagen extraida de la web superfriki.com).
Esta aperiodicidad involuntaria se verá reflejada en la temática de los posts: primarán las reseñas (mayoritariamente de cómics, pero dando cabida películas, series de televisión, etc…) sobre otro tipo de contenido, aunque de vez en cuando me explayaré, para vuestra desgracia, con paranoias varias. En cuanto a la actualidad comiquera, Aquí Huele a Azufre… nunca se ha caracterizado por ser un blog de noticias, así que sólo comentaré acontecimientos o asuntos que me resulten especialmente curiosos. No se pierde nada, porque para cumplir esa función, podéis disfrutar de blogs tan recomendables como Zona Negativa, Es la Hora de Las Tortas, etc…
Los sábados, y salvo causa de fuerza mayor, continuaré colgando mi artículo/reseña/post semanal en Zona Negativa, estando centrado el de mañana en Jinx, de Brian Michael Bendis.
En fin, no son cambios significativos, pero quería poneros sobre aviso por si en cualquier momento me ausento de forma más o menos prolongada. Nada más por hoy.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)
P.D.: From Jell, ánimo y suerte, amigo.

Marvel Team-up: Invencible y Spiderman

Estándar
Siempre que tengo la ocasión, aprovecho para dejar constancia en este blog (y en Zona Negativa), de mi voto a favor de Invencible como la mejor serie regular de género superheróico publicada en la actualidad.
Partiendo de una premisa explorada en infinidad de ocasiones por otros autores, Robert Kirkman, uno de los más interesantes guionistas del cómic mainstream contemporáneo, ha sabido dotar a este personaje de un halo clásico a la par que renovador de un género que parecía agotado y estancado en meras repeticiones de historias ya contadas. Lejos de caer en errores reiterados hasta la saciedad por muchos colegas de profesión, Kirkman rehuye la pretenciosidad en beneficio de un tratamiento digno, ameno, divertido y coherente, relatando con una maestría impropia de su corta edad (tiene tan sólo 25 años) el nacimiento de un héroe: Mark Grayson, alias Invencible.
Del resto se encargan los geniales Cory Walker y Ryan Ottley a los lápices, y el colorista Bill Crabtree, redondeando un estupendo equipo creativo.
Pero vayamos al grano, que a base de divagar acabaré escribiendo una nueva reseña y no es plan. A raiz del éxito de la serie de Image, los mandamás de Marvel propusieron un team-up con un personaje con el que Invencible tiene mucho en común: Spiderman.
Y precisamente por esta razón venía a cuento el post: ya están disponibles en la web Newsarama las 7 primeras páginas del cómic en cuestión: Marvel Team-Up #14, con guiones de Robert Kirkman y lápices de Cory Walker. Os dejo aquí un enlace. ¡Esperemos que se publique pronto por estos lares!
Y para los más curiosos, despistados, o incautos, os dejo este enlace a la reseña que colgué en Zona Negativa (el 17 de septiembre) sobre esta genial serie.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Reseña: Marvel Knights Spiderman nº 5

Estándar
Edición U.S.A.: octubre de 2004; Marvel Comics.
Edición España: octubre de 2005; Panini Cómics.
Guión: Mark Millar.
Dibujos: Frank Cho.
Entintado: Frank Cho.
Color: Laura Martin.
Formato: comic-book mensual de 24 págs.
Precio: 1’70 €.

Cuando Marvel Cómics anunció que Mark Millar sería el encargado de guionizar la nueva serie del trepamuros, a buen seguro que más de un purista se llevó las manos a la cabeza. Los antecedentes bibliográficos del guionista escocés hacía presagiar una adaptación del personaje al estilo del escritor, pero para sorpresa de propios y extraños, el escocés se ha mostrado más contenido que nunca en su periplo arácnido, rindiendo un preciso e inspirado homenaje al mundo de Peter Parker.

La aparición de casi todos los villanos clásicos, la intriga de la Tia May desaparecida, la relación Peter – Mary Jane, la posible revelación de la identidad secreta de Spiderman, … Millar toca con maestría todos estos temas, apoyado en el apartado gráfico por unos inspiradísimos Terry Dodson y Frank Cho.
Pero posiblemente, el mejor número publicado hasta la fecha ha sido el del presente mes de octubre. Esta es la sinopsis ofrecida en la página web de Panini Cómic:
“Primera parte de “Venenoso”. ¡Frank Cho recae en la nueva colección del Hombre Araña, listo para mostrar el mejor aspecto de Mary Jane y la Gata Negra! El aclamado autor de Liberty Meadows y futuro guionnista y dibujante de Shanna la Diablesa llega a tiempo para narrar un explosivo encuentro entre el lanzarredes y el Doctor Octopus. Mientras Spidey continúa buscando a su tía May y al secuestrador que la retiene, Otto Octavius irrumpe en la Gran Manzana. Además, el regreso de Veneno”.
Lo mejor: la tensión entre Felicia Hardy y Mary Jane, y la conversación entre la pelirroja y Peter, genialmente llevada por Millar. Comentario aparte merece el impresionante trabajo de Frank Cho: sencillamente redondo (absteneros de chistes fáciles). Tan espectacular como narrativamente efectivo.
Una compra muy, pero que muy recomendable. Probablemente, de lo mejor de MArvel publicado en la actualidad.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Cambiando de tema (para esquivar el aburrimiento)

Estándar
Los protagonistas de este post son dos personajes por los que no siento mucha simpatía. Es más, evitando la diplomacia, diré que me caen mal. Tienen en común la arrogancia, la prepotencia y la soberbia de quien se cree superior por triunfar en su profesión, y eso es algo que, sinceramente, me saca de quicio. Hablo de Johan Cruyff y de José Mourinho.
Especialmente repelente parece el entrenador portugués, quien pese a que en los últimos años ha hecho méritos más que suficientes para figurar entre la élite de entrenadores del fútbol europeo, no desaprovecha la más mínima oportunidad para meter cizáña, confundiendo hacer gala de una fuerte personalidad con la falta de educación. Desde luego no es un ejemplo a seguir.
Pero resulta que, para mi sorpresa, coincido con él acerca de un tema concreto. Situémonos (citando textualmente un artículo publicado en el diario El Mundo Deportivo):
El pasado 30 de septiembre Johan Cruyff criticó en la BBC Radio el resultadismo y el pragmatismo de Jose Mourinho. Afirmó que la forma de jugar del Chelsea era una falta de respeto para sus rivales. El técnico portugués le contestó ayer en el diario ‘Récord’ con un duro artículo que salpica al Barça.
“Imagine el lector este escenario: después de ser campeón de Europa con el Porto, colgué las botas y me dediqué a jugar a golf y criticar a los otros que trabajan, teniendo como ‘hobby’ ser consultor del Vitoria. Podría ser el comienzo de una bella historia, pero no es ni será mi historia. Es más parecida a la de Johan Cruyff que, tras salir del Barça, consiguió que todos se acuerden que fue campeón europeo y que todos olviden que siempre que fue campeón nacional se debió a las desgracias ajenas en la última jornada (en Tenerife y A Coruña) y que se olviden también de aquella fantástica final contra el Milan del pragmático Capello, que le ganó 4-0.

Desde 1996 Cruyff juega a golf y critica; desde 1996 manipula y aprovecha el poder que le dieron por ser un fantástico jugador de fútbol; desde 1996 que rechaza venir a la nueva realidad del fútbol; desde 1996 que el fútbol le espera para que nos enseñe. Quiero que venga a enseñarme. Lo digo humildemente.

Quiero que me enseñe a ser mejor entrenador porque no quiero parar de aprender. Pero no puede enseñarme a ser campeón porque ya lo fui tres veces y nunca lo fui porque Djukic falló un penalti en el último minuto del último partido; no puede enseñarme a ganar Copas y Supercopas porque ya las he ganado; no puede enseñarme a ganar la Copa de la UEFA porque también la tengo; no puede enseñarme a ser campeón europeo porque ya lo fui… Y no quiero que me enseñe a perder 4-0 una final de Champions porque eso no lo quiero aprender. Gané una UEFA en una final espectacular con cinco goles, gané la Champions con un 3-0 en la final, gané la Premier con récord de victorias, lidero la Premier con el mayor número de goles marcados.

Tuve un ‘jefe’ que siempre decía: “Los entrenadores que fueron grandes jugadores no tienen que trabajar ni ganar, les basta con aprovechar el poder que les dieron por lo que fueron; los entrenadores que no fueron grandes jugadores tienen que trabajar, ganar y escuchar a los dueños de la verdad” (…).

Que venga, que venga. ¡El fútbol le está esperando desde hace diez años! Y, si es posible, que venga al fútbol inglés, donde quizás aprenda que está… en el siglo XXI”

En fin… comparto casi todo lo dicho por el entrenador luso, salvo la alusión a las ligas de Tenerife y A Coruña (la liga dura “x” partidos, y gana el más regular; en ambos casos lo fue el Barça). Me explico:
Como culé que soy desde mi más tierna infancia, puede resultar extraño la escasa simpatía que profeso hacia “el holandés volador”. Pero intentaré explicarme: con el Barça de Cruyff disfruté como nunca viendo jugar a un equipo de fútbol. A él le debemos el haber forjado un equipo campeón, ganador de un buen puñado de ligas y, por supuesto, la única Copa de Europa que luce en el museo del club.
Revolucionó el mundo del fútbol primero como jugador, y más tarde como entrenador, buscando y defendiendo el espectáculo como medio para lograr resultados. Ver jugar a Guardiola, Laudrup, Koeman, Stoitchkov, Romario y compañía era simplemente alucinante, y por saber conjugar el talento de esos fuera de serie, le estaré eternamente agradecido. Pero como aficionado al fútbol también recuerdo su etapa posterior a la final de Wembley: recuerdo la derrota ante al Milán, las malas formas con las que despidió a Zubizarreta, sus continuas injerencias en los aspectos contractuales de los jugadores, el hecho de haber provocado la salida del club de Michael Laudrup o de Hristo Stoitchkov, los “brillantes” fichajes de Busquets, Angoy, Lopetegui, Escaich, Sánchez Jara, Korneiev, Jordi Cruyff, Prosinecki, etc…

“Genio y figura hasta la sepultura”,
dirán algunos. Y lo cierto es que todos los genios tienen sus excentricidades.

Lo más curioso del caso es la sensación que me queda de que, en el fondo, Cruyff y Mourinho, Morinho y Cruyff, son más parecidos de lo que piensan, y probalemente, desean.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Firma Invitada: Laintxo (La Espada de Orión / Es la Hora de las Tortas)

Estándar
Tras semanas de ausencia, regresa a Aquí Huele a Azufre.. la sección “Firma Invitada”. Hoy tenemos la suerte de poder contar con la participación de Laintxo, bloggero de pro, y artífice de la genial bitácora La Espada de Orión, y copartícipe de Es La Hora de Las Tortas.
El tema de su estupendo artículo, un interesante repaso y reflexión sobre la década de los 90 en el comic-book americano.
Agradeciéndole de nuevo a Laintxo su colaboración, y comentando que el sábado colgaré un artículo sobre Leave it to Chance, de James Robinson y Paul Smith en Zona Negativa, os dejo con el artículo.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

LOS 90: LOS AÑOS OSCUROS

Los que sean más o menos asiduos de La espada de Orión y sabrán que tanto el que escribe esto como los otros dos colaboradores ocasionales somos fanáticos de los comics de los años 80. Puede que así dicho suene un poco fuerte, pero tampoco es para menos. Estamos ante la década de Watchmen y Dark Knight revolucionando el género de superhéroes, los años en que los X-Men de Claremont y el Superman de Byrne llevaban a los más alto las historietas de tíos en mallas y otros muchísimos que darían para rellenar casi un blog entero (a post diario).

Quizá, además de por sus méritos propios, los años noventa por contraste resulten tan nefastos en líneas generales. Los años 90 en el mundo del comic se podrían resumir en dos términos: Imagen y Especulación.

McFarlane en estado puro¿Imagen por que? Sé que casi no hace falta que os responda, pero voy a hacerlo para meternos en situación. A principios de los 90 hubo toda una serie de autores que comenzaron a despuntar. En común tenían su juventud y que todos eran dibujantes. Además todos ellos venían con una nueva estética debajo del brazo y ganas de comerse el mundo. El público respondió con mucho más éxito del esperado y esos jóvenes dibujantes se convirtieron en estrellas. Este éxito combinado con esa pasión y esas ganas de hacerse un hueco entre los grandes motivaron que dichos dibujantes tomaran el mercado. Cuando se produjo esta explosión, la plantilla al completo de estos niños terribles trabajaban para Marvel, pese a que muchos se habían formado en DC.

Así Todd McFarlane y Erik Larsen se hicieron con Spiderman, mientras que Jim Lee, Whilce Portaccio, Rob Liefeld y Marc Silvestri se adueñan de los mutantes. Con las dos franquicias más grandes de Marvel, el mercado era suyo.

textoalternativo Sumado a esto se encuentra el hecho de las grandes editoriales surgieron estrategias como los continuos crossovers, las portadas alternativas o con efectos especiales. Aún estando todo preparado para vender, nadie esperaba los 2,5 millones de ejemplares vendidos de Spiderman de McFarlane, los 4 millones X-Force de Liefeld o los 8 millones de los X-Men de Jim Lee. Este grupo de hot artist (término que se acuñó en esta época) se habían hecho los amos del cotarro, querían más y Marvel no les dio lo que pedían (derechos de sus personajes, aunque lo que querían era más dinero). El paso siguiente fue la fundación de Image. Los seis antes comentados se unieron a Jim Valentino (con más experiencia en el campo de las independientes) y crearon una editorial que hacía honor a su nombre. Toda una línea de tebeos en los que lo único que encontrábamos era pura imagen: dibujantes hot, personajes plagiados, colores infográficos, portadas múltiples…

la espectacularidad por encima de todo

La respuesta de las grandes editoriales fue responder con más de lo mismo y esto generó los peores años del comic en cuanto a calidad. Es cierto que en esta época se dieron joyas como Sandman, Clandestine o Starman, pero eran las menos y no eran tan cool como los festivales de dientes apretados, batallas desde la primera página, splash pages omnipresentes y rayitas a tutiplén. Incluso autores consagrados cambiaron de estilo para adoptar el estilo hot y los guionistas aprendieron a guionizar como si fueran un dibujante de Image. Pero todo este tema seguía vendiendo… al menos durante un tiempo.

Por otro lado se comenzó a dar un fuerte fenómeno de especulación. Los frikis yankis compraban varias copias de cada número para revender más tarde a precios exorbitantes. El boom no paraba de crecer y parecía que este tipo de mercado no se acabaría nunca… hasta que se acabó.

Los frikis éramos tontos, pero hasta cierto punto. Consciente o inconscientemente nos empezábamos a dar cuenta de cuál era el mérito de aquellos comics: La novedad. Una vez lo nuevo no nos llenaba como antes, nos íbamos percatando de lo que algunos decían hace mucho. Esos comics no tenían guión y estaban plagados de errores. Incluso algunos de los autores hot abanderados cambiaron poco a poco de planteamiento, ellos también lo habían visto pero era demasiado tarde. Llegó la bancarrota de Marvel. A DC le valió el estar respaldada por Warner, porque ni La Muerte de Superman (otro de los burdos trucos de la época) pudo salvarla de un salvaje descenso de ventas. Ni Image vendía como antes. La industria estaba en crisis porque el comic mainstream sufría la mayor crisis creativa de su historia.

textoalternativoY así sin venir a cuento, un tipo (guionista) que llevaba varios años en el negocio sin que nadie se diera cuenta se percató de que era hora de recuperar los superhéroes en toda su grandeza. Sabía que era los superhéroes clásicos eran algo con menos tirón que la vieja novedad de Image pero con una fecha de caducidad mucho más distante. Acompañado por un ilustrador entonces desconocido se embarcó en una obra que marcaría el inicio del fin del ciclo de mecha corta de las grandes armas y los dientes apretados. El guionista se llamaba Kurt Busiek, el dibujante Alex Ross y la obra Marvels. Aunque considero a Busiek un gran guionista no me parece que Marvels sea una obra equiparable a las grandes de los 80, pero si hay que reconocer que fue un gran comic en el momento concreto y que fue la responsable de que las cosas fuesen cambiando y de que volviéramos a leer tebeos a gusto.

Ya hacia el año 2000 llegaría Joe Quesada con su Marvel Knights y, con él Kevin Smith el primer bombazo del mundo del cine, que daría lugar a la etapa en la que aún nos encontramos sumergidos.

Pero eso es otra historia…

12 previews: Spiderman, Marvel Monsters, 100 Bullets, etc…

Estándar
Con un brutal catarro que condiciona de forma considerable mis ganas de escribir en el blog, hago un descomunal esfuerzo (no me hagáis caso, que hoy me levanté hiperbólico) para colgar el último recurso del bloggero perezoso: las previews.
En esta ocasión, como en las anteriores, tenemos un poco de todo: desde las series de Spiderman, centradas en la macrosaga The Other: Evolve or Die, hasta los curiosos Marvel Monsters, pasando por MK: 4 o 100 Balas. Sin más dilación, empecemos:

MK: 4 #23, de Aguirre-Sacasa y Sakakibara.

Cable & Deadpool #21, de Nicieza y Zircher.

Friendly Neighborhood Spider-Man #1, de David y Wieringo.

Amazing Spider-Man #525, de David y Deodato Jr.

Gravity #5 (de 5), de McKeever y Norton.

Marvel Monsters: Where Monsters Dwell, de VV.AA.

Mutopia X #4 (de 5), de Hine y Medina.

Wolverine #34, de Way, Slatares y Texeira.

100 Bullets #65, de Azzarello y Risso.

Action Comics #832, de Abnnet, Lanning, y Byrne.

Fables #42, de Willingham y Buckingham.

Green Arrow #55, de Winnick y Garney.

Nada más por hoy!En breve, nueva entrega de la sección Firma Invitada. ¿Quién será el misterioso invitado? Se admiten apuestas! 🙂
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)