ES UN PÁJARO…, de Steven T. Seagle y Teddy Kristiansen

Estándar

esunpajaro_01g.jpgEdición original: It’s a Bird…TPB USA.; DC Comics.
Edición española: junio de 2006; Planeta DeAgostini Comics.
Guión: Steven T. Seagle.
Dibujo: Teddy Kristiansen.
Formato: tomo recopilatorio de 128 págs.
Precio: 9,95 €.

Empieza a ser habitual para quien escribe estas líneas recomendar cómics relacionados de una u otra forma con El Hombre de Acero, lo cual no tendría nada de llamativo de no ser por la particular animadversión que siempre he sentido por el más famoso de los kryptonianos. En el fondo no deja de ser un prejuicio como cualquier otro, que indefectiblemente pierde toda razón de ser cuando evidencias tan contundentes como Superman: Identidad Secreta o, a un nivel completamente distinto, Superman: Para todas las Estaciones, se cruzan en el camino de este lector de cómics empedernido.

En el caso de Es un Pájaro…, lo llamativo de su planteamiento argumental y visual hacían de ésta una de las compras obligadas de entre las novedades publicadas por Planeta DeAgostini Cómics con ocasión del pasado Saló del Cómic de Barcelona. Y una vez leído, sólo cabe concluir que estamos ante una obra imprescindible. Lejos de dejarme llevar por el entusiasmo desmedido de quien poco a poco va descubriendo propuestas alternativas al género pijamero, recomiendo este cómic desde el convencimiento de sus múltiples virtudes, algunas de las cuales comentaré a continuación.

SINOPSIS: “Steven, guionista de cómics freelance, recibe el encargo soñado por todo profesional del medio: guionizar la colección de Superman, personaje icónico por excelencia. Pero lo que debería ser motivo de alegría no tarda en provocarle auténticos quebraderos de cabeza debido tanto a su dificultad para compaginar la vida personal y laboral, como a su incapacidad de asumir un traumático suceso acontecido durante su infancia”.

El traumático suceso al que aludo en la sinopsis no es otro que el haber vivido de primera mano la muerte de su abuela paterna por la Enfermedad de Huntington, caracterizada por la aparición de transtornos del movimiento, psiquiátricos y de la personalidad, así como demencias. Pero lo que más le preocupa a Steve es que se trata de una enfermedad hereditaria. La incertidumbre acerca de si tarde o temprano sufrirá los efectos de esta devastadora patología le impide gestionar con lucided sus quehaceres cotidianos. Esta situación se ve agravada por el encargo recibido por parte de su editor: el tener que escribir los guiones de Superman ha reavivado un recuerdo con el que preferiría no tener que enfrentarse, y que provocará diversas reflexiones acerca de su vida y su profesión, partiendo de un curioso análisis de la mitología que rodea al alter ego de Clark Kent.

De esta forma, el brillante guión de Seagle alterna la narración en primera y tercera persona, de modo que nos hace partícipes y confidentes de sus pensamientos más íntimos, y testigos del peculiar proceso de creación de esta novela gráfica. Teniendo en cuenta que el propio guionista ha reconocido que los sucesos narrados en este cómic son semibiográficos, cada cual decidirá hasta qué punto lleva su complicidad con el curioso planteamiento argumental, pero más allá de su veridicidad, la valía de Es un Pájaro… reside en la empatía que despierta al lector, la capacidad de narrar una historia atípica desde todos sus puntos de vista, con un halo de autenticidad y por momentos crudeza, sobrecogedores. Seagle desnuda su alma para revelarnos sus miedos más profundos, al tiempo que nos regala pequeñas historias cortas (teóricamente apuntes tomados por el guionista para su proyecto) acerca de todo lo que rodea al personaje ficticio cuyas riendas tiene que tomar: el simbolismo inherente a su vestimenta, su identidad secreta, la huída de su planeta natal, su juventud en Smallville, sus poderes, sus debilidades, así como indagaciones acerca del significado de cuestiones existenciales y valores superiores de nuestra sociedad, como la justicia, el coraje, el poder, la soledad o el sentimiento de alienación.

En cuanto al trabajo realizado por Teddy Kristiansen, decir que enriquece una obra ya de por sí sobresaliente, valiéndose de una multiplicidad de técnicas, recursos y estilos que ayudan a conformar este deslumbrante crisol. Todo ello haciendo gala de un trazo mayoritariamente tan lineal y esquemático como conmovedoramente expresivo, enriquecido por un coloreado que en su variabilidad ayuda en la tarea de diferenciar tiempo, espacio y voces, garantizando de este modo la fluidez de la narración. Muy alejado estilística y conceptuelamente del cómic mainstream, hace de la originalidad y el rupturismo un medio, y no un fín, para llevar a buen término esta gran obra.

Una de las lecturas más gratas en lo que va de año, y paradójicamente (por no estar protagonizada por El Hombre de Acero), una de las más grandes historias de Superman jamás contadas.

Valoración: 10/10.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Reseñas estivales (I): Es un Pájaro…

Estándar

esunpajaro_01g.jpgEdición original: It’s a Bird…TPB USA.; DC Comics.
Edición española: junio de 2006; Planeta DeAgostini Comics.
Guión: Steven T. Seagle.
Dibujo: Teddy Kristiansen.
Formato: tomo recopilatorio de 128 págs.
Precio: 9,95 €.

Empieza a ser habitual para quien escribe estas líneas recomendar cómics relacionados de una u otra forma con El Hombre de Acero, lo cual no tendría nada de llamativo de no ser por la particular animadversión que siempre he sentido por el más famoso de los kryptonianos. En el fondo no deja de ser un prejuicio como cualquier otro, que indefectiblemente pierde toda razón de ser cuando evidencias tan contundentes como Superman: Identidad Secreta o, a un nivel completamente distinto, Superman: Para todas las Estaciones, se cruzan en el camino de este lector de cómics empedernido.

En el caso de Es un Pájaro…, lo llamativo de su planteamiento argumental y visual hacían de ésta una de las compras obligadas de entre las novedades publicadas por Planeta DeAgostini Cómics con ocasión del pasado Saló del Cómic de Barcelona. Y una vez leído, sólo cabe concluir que estamos ante una obra imprescindible. Lejos de dejarme llevar por el entusiasmo desmedido de quien poco a poco va descubriendo propuestas alternativas al género pijamero, recomiendo este cómic desde el convencimiento de sus múltiples virtudes, algunas de las cuales comentaré a continuación.

SINOPSIS: “Steven, guionista de cómics freelance, recibe el encargo soñado por todo profesional del medio: guionizar la colección de Superman, personaje icónico por excelencia. Pero lo que debería ser motivo de alegría no tarda en provocarle auténticos quebraderos de cabeza debido tanto a su dificultad para compaginar la vida personal y laboral, como a su incapacidad de asumir un traumático suceso acontecido durante su infancia”.

El traumático suceso al que aludo en la sinopsis no es otro que el haber vivido de primera mano la muerte de su abuela paterna por la Enfermedad de Huntington, caracterizada por la aparición de transtornos del movimiento, psiquiátricos y de la personalidad, así como demencias. Pero lo que más le preocupa a Steve es que se trata de una enfermedad hereditaria. La incertidumbre acerca de si tarde o temprano sufrirá los efectos de esta devastadora patología le impide gestionar con lucided sus quehaceres cotidianos. Esta situación se ve agravada por el encargo recibido por parte de su editor: el tener que escribir los guiones de Superman ha reavivado un recuerdo con el que preferiría no tener que enfrentarse, y que provocará diversas reflexiones acerca de su vida y su profesión, partiendo de un curioso análisis de la mitología que rodea al alter ego de Clark Kent.

De esta forma, el brillante guión de Seagle alterna la narración en primera y tercera persona, de modo que nos hace partícipes y confidentes de sus pensamientos más íntimos, y testigos del peculiar proceso de creación de esta novela gráfica. Teniendo en cuenta que el propio guionista ha reconocido que los sucesos narrados en este cómic son semibiográficos, cada cual decidirá hasta qué punto lleva su complicidad con el curioso planteamiento argumental, pero más allá de su veridicidad, la valía de Es un Pájaro… reside en la empatía que despierta al lector, la capacidad de narrar una historia atípica desde todos sus puntos de vista, con un halo de autenticidad y por momentos crudeza, sobrecogedores. Seagle desnuda su alma para revelarnos sus miedos más profundos, al tiempo que nos regala pequeñas historias cortas (teóricamente apuntes tomados por el guionista para su proyecto) acerca de todo lo que rodea al personaje ficticio cuyas riendas tiene que tomar: el simbolismo inherente a su vestimenta, su identidad secreta, la huída de su planeta natal, su juventud en Smallville, sus poderes, sus debilidades, así como indagaciones acerca del significado de cuestiones existenciales y valores superiores de nuestra sociedad, como la justicia, el coraje, el poder, la soledad o el sentimiento de alienación.

En cuanto al trabajo realizado por Teddy Kristiansen, decir que enriquece una obra ya de por sí sobresaliente, valiéndose de una multiplicidad de técnicas, recursos y estilos que ayudan a conformar este deslumbrante crisol. Todo ello haciendo gala de un trazo mayoritariamente tan lineal y esquemático como conmovedoramente expresivo, enriquecido por un coloreado que en su variabilidad ayuda en la tarea de diferenciar tiempo, espacio y voces, garantizando de este modo la fluidez de la narración. Muy alejado estilística y conceptuelamente del cómic mainstream, hace de la originalidad y el rupturismo un medio, y no un fín, para llevar a buen término esta gran obra.

Una de las lecturas más gratas en lo que va de año, y paradójicamente (por no estar protagonizada por El Hombre de Acero), una de las más grandes historias de Superman jamás contadas.

Valoración: 10/10.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Retomando la actividad (con cambios)

Estándar

19 días sin colgar un post de creación propia son demasiados. Pero por fortuna, esta situación cambiará muy pronto. Actualmente dispongo de más tiempo libre, de forma que durante los próximos días retomaré la actividad bloggera con múltiples reseñas, principalmente de las abundantes novedades del mes de junio que han caído en mis manos. Entre los títulos que comenzaré a comentar a partir de mañana (si todo sale bien) destacan los siguientes:

  • Es un Pájaro…, de Steven T. Seagle y Teddy Kristiansen.

  • Catwoman: Si vas a Roma, de Jeph Loeb y Tim Sale.

  • Ex Machina: Estado de Emergencia, de Brian K. Vaughan y Tony Harris.

  • The Authority, de Warren Ellis y Bryan Hitch.

  • Strangers in Paradise núms. 2 y 3, de Terry Moore.

  • Los Libros de la Magia, de Neil Gaiman, John Bolton, Charles Vess, Scott Hampton y Paul Johnson.

  • Los Libros de la Magia nº 1, de John Ney Rieber y Gary Amaro.

  • Batman nº 1, de VV.AA.

  • Daredevil: Redención, de David Hine y Michael Gaydos.  

Todo ello contando, por supuesto, con mis artículos semanales en Zona Negativa (no olvidéis que cada semana actualizo los botones de Reseñas e Índice incluyendo los artículos que escribo en ZN), que durante las próximas semanas estarán centrados en los siguientes cómics:

  • Concrete: En las Profundidades, de Paul Chadwick.

  • NYX: Mutación, de Joe Quesada, Joshua Middleton y Robert Teranishi.

  • Ultimate Iron Man, de Orson Scott Card, Andy Kubert y Mark Bagley.

  • Ultimate Fantastic Four: Cruce, de Mark Millar y Greg Land.

  • Runaways: Los Buenos Mueren Jóvenes + Dieciocho, de Brian K. Vaughan y Adrian Alphona.

  • Runaways: Creyentes, de Brian K. Vaughan y Adrian Alphona.

  • DC: New Frontier, de Darwyn Cooke.

  • Hulk: Gris, de Jeph Loeb y Tim Sale.

  • Quijote: Una Novela, de Brian J. L. Glass y Michael Avon Oeming.

Y de momento, poco más. Aunque bien pensado… ¡no es poco! ;). Por supuesto, se admiten sugerencias, comentarios y críticas, que podréis mandar al e-mail que figura en el botón de la cabecera Autor / Info. Por otra parte, habréis comprobado que he cambiado la cabecera del blog. Trasteando un poco con el Photoshop (mi relación con este programa es realmente tormentosa) he logrado un diseño que a mí personalmente me resulta bastante atractivo, de forma que poco a poco el aspecto de este blog se acerca bastante a lo que tengo en mente, pero espero vuestra opinión.

Sin más, os emplazo a mañana (o pasado, a más tardar, y si durante el inminente formateo de mi PC no pasa nada raro) para leer la reseña de Es un Pájaro…

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

ES UN PÁJARO…, de Seagle y Kristiansen

Estándar

Edición original: It’s a Bird…TPB USA.; DC Comics.
Edición española: junio de 2006; Planeta DeAgostini Comics.
Guión: Steven T. Seagle.
Dibujo: Teddy Kristiansen.
Tinta: Marlo Alquiza.
Color: Jeromy Cox.
Formato: tomo recopilatorio de 128 págs.
Precio: 9,95 €.

Firma Invitada: Eugenio Quintana (¿Quién me mandaría a mí?)

Estándar

Una vez más, he recibido con sorpresa y agradecimiento una nueva colaboración para la sección Firma Invitada de Aquí Huele a Azufre… En esta ocasión, contaremos con la participación de Eugenio Quintana, conocido por su ecléctico blog ¿Quién me mandaría a mí?. Os dejo con sus reflexiones comiqueras, no sin antes aprovechar la ocasión para agradecerle el haber aceptado mi invitación, y la premura con la que me ha enviado su artículo.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

¡¡Ya iba siendo hora!! Pero me estoy adelantando… Empecemos por el principio.

Me encuentro con David en el messenger un viernes por la noche… El pobre está haciendo los retoques de última hora a su post del día siguiente en Zona Negativa y yo he entrado a mirar el correo…

Mantenemos una charla durante un rato sobre temas intranscendentes (lo siento, os pongáis como os pongáis la tercera película de los X-Men es mala, muy mala, pero ese no es el tema…). Si os digo que debido a las fechas nos encontramos en un momento dado comparando los gastos de compras Saloneras tampoco os extrañará…

Sí, fue en el fin de semana del Salón, ya sabéis, esas fechas en las que los buenos aficionados nos quedamos en casa relamiéndonos de nuestras compras porque, entre otras cosas, nos hemos quedado sin pasta para hacer nada más…

Durante la charla David me ofrece formar parte de esa excelsa tradición de su blog que es la “Firma Invitada”, pienso para mí (y, por supuesto, no lo digo en voz alta) “ya era hora, coñe”…

Entonces, alegre porque se le haya ocurrido invitarme, se me ocurre otra cosa “¿y de qué narices hablo yo ahora?. Hábilmente, intento sonsacar a David, el muy maldito me responde diciéndome que el tema y la extensión son libres… “Mierda”, pienso. Sin pistas, sin límites… Uso la cabeza, pienso un poco: “¿sobre qué no he leído nada o poco en el blog de David?” La respuesta llega al poco tiempo… “sobre manga”.¡¡Ahí está mi tema!! Voy a aprovechar para hablar de manga en el blog de David… Pero no soy un experto, así que tengo que investigar un poco…

Primero acudo al diccionario de la R.A.E., encuentro lo siguiente:

manga 1. 

(Del lat. manĭca).

1. f. Parte del vestido en que se mete el brazo.

2. f. Tubo largo, de cuero, caucho o lona, que se adapta principalmente a las bombas o bocas de riego, para aspirar o para dirigir el agua.

3. f. En algunos balandranes, pedazo de tela que cuelga desde cada hombro casi hasta los pies.

4. f. Parte del eje de un carruaje, donde entra y voltea la rueda.

5. f. Especie de maleta de mano abierta por los extremos, que se cierran con cordones.

Y tropecientas definiciones más que no vienen al caso… Por aquí no vamos a llegar a ningún lado. ¿Qué puedo hacer? La respuesta llegó un rato después, si la R.A.E. no es capaz de ayudarme, seguro que la Wikipedia podrá…

Busco “manga” en la Wikipedia y me encuentro lo que sigue:

Manga es la palabra japonesa para designar a la historieta. Se traduce, literalmente, como "dibujos caprichosos" o "garabatos"; fuera del Japón, se la utiliza exclusivamente para referirse a la historieta japonesa.

Eyyyy, por aquí sí puede haber tema… En ese momento me doy cuenta de una cosa, ¿a santo de qué voy a hablar yo de manga? ¡¡Pero si a veces confundo el shonen con el shojo!! (Vale, yo tampoco sé de lo qué estoy hablando, pero parece ser que es un error muy gordo… Pero… ¡¡si casi se escriben igual!!).

La madre de… ¡¡con todo lo que llevo escrito y no sirve para nada!! ¿Qué hago yo ahora? Uhmm, ¿y si utilizo otro de los temas de los que hemos hablado? Es curioso, pero esto de ser aficionados a los cómics tiene un mal a los que pocos pueden escapar… ¡La obsesión por coleccionar!Noooo, no me estoy refiriendo a la saga aquella demencial de Bob Harras en Los Vengadores que mezclaba a los Eternos con una raza de parásitos extraterrestres… Aunque podría hacerlo, claro. Pero, a lo que me estoy refiriendo es, si alguien sigue leyendo a estas alturas del post, a la obsesión esa que tenemos los lectores de cómics por una colección determinada que nos impide dejarla a pesar de lo malo que puedan ser determinadas etapas…

Mi obsesión personal es la colección de Los 4 Fantásticos, exceptuando un breve período de tiempo que estuvo en posesión de mi primo, siempre he seguido esta serie… (para que no haya dudas, decir que fueron unos españoles quienes me hicieron dejar de coleccionar la serie…)

Y mira que ha tenido etapas malas… Así, sin pensarlo mucho, podría citar unas cuantas… pero no lo voy a hacer, recuerdo haber dicho hace algún tiempo que a mí la etapa de Simonson no me había parecido nada del otro jueves y… bueno, son recuerdos muy tristes y desagradables, prefiero no hablar de ello (aunque claro, si hablas mal de Simonson a un fan de Thor, ya sabes lo que te espera).

El problema principal de Los 4 Fantásticos es que, cada X tiempo llega alguien que cree que va a poder hacerlo mejor que todos los anteriores y no tiene nada mejor que hacer que ponerse a realizar remakes sobre las historias que ya se han contado antes…

ff john byrne.jpgSí, primero lo hizo Byrne, y fue ¿gracias? a Byrne por lo que me enganché a los 4F… sí, sería un remake de lo que ya habían realizado Stan Lee y Jack Kirby, pero coñe, ¡¡era un remake en condiciones!! Las situaciones suenan a ya conocidas, pero su gran acierto es que las actualiza… los personajes evolucionan, ¡¡les pasan cosas!!. Qué increíble tratamiento a la Mujer Invisible, qué maravilla la manera de llevar el enamoramiento de Johnny y Alicia (para mí era Alicia, que luego se sacasen a una skrull de la manga… en fin…), qué maravilla el cambio de La Cosa por Hulka y la manera de tratar su sustitución…

Vamos, que los 4F le deben mi afición a Byrne y sólo a Byrne… porque después… ¡qué manera de degenerar la cosa (no, Ben Grimm, no)! Que si ahora vuelve La Cosa y ya no somos 4… que si en realidad La Cosa no volvía porque sólo estaba de paso… que si ahora sí que vuelve La Cosa pero los que se van son Reed y Sue… que si ahora tenemos un grupo rarísimo con una inhumana y una mujer maltratada… que si ahora tenemos dos Cosa(s)… que si…

Y así hasta una innumerable sucesión de acontecimientos variados (eso no se puede negar) pero que llegan a su punto álgido cuando nos enseñan esto…ff paul ryan.jpg

¡¡Los Cuatro Fantásticos con chupas de cuero, pistolones y mujeres con poca ropa!!

¡¡Ni con esas consiguieron echarme de la serie!! Es más, recuerdo con cierto cariño esa etapa de los 4F… que sí, que lo digo en serio, era una época en la que cualquier cosa podía pasar (estaba seguro de que no iba a durar para siempre, claro), pero, de buenas a primeras, podía pasar cualquier cosa…

Debo reconocer que tanto la mala (supuestamente, que yo no estoy de acuerdo con ello) etapa de Los 4 Fantásticos como la de Los Vengadores provocaron algo como los Heroes Reborn

ff jim lee.jpg¿Y qué era Heroes Reborn? La segunda gran recreación de los 4F después de la de Byrne… ¿cuál fue su mayor problema? Para mí, opinión personal e intransferible, la lentitud, tardaban seis números en contarte lo que Lee y Kirby contaban en, como mucho, uno… Y claro, así no hay Dios que lo resista… Y tuvieron que volver al redil.

Inicialmente no tenía mala pinta esa vuelta al redil, Lobdell (Dios nos coja confesados) y Alan Davis… Vale, no tenía mala pinta el dibujo, porque el guión… Tres números después para ¿arreglar? dicho desaguisado, le dan la patada a Lobdell y ¿contratan a Claremont?. Por desgracia Alan Davis también se marcha y le entregan los pinceles a Salvador Larroca… El mayor problema de esta nueva etapa es que los 4F pasaron a convertirse en una sucursal X (no, porno no, eso ya sucedió con DeFalco y Ryan), si no que era la colección número X que trataba temas que tendrían que haber aparecido en una colección de mutantes… concretamente, en Excalibur… Y claro… después de chopocientos números a alguien se le ocurrió devolver a Claremont a los mutantes y llegaron unos españoles a substituirles… pero no continuó Larroca (lo cual debo decir que me pareció un grave error, al menos él sí dibujaba los cómics)…ff carlos pacheco.jpg

Como comprenderéis no voy a decir prácticamente nada sobre esta etapa… ya han dicho los propios autores muchas cosas en los cómics publicados en España…algunos dirán que son justificaciones, otros dirán que son cómics malos (y yastá)… Si os digo que yo dejé la serie en este momento… ¿adivináis en qué sector estoy yo?

En fin, todo lo malo (y lo bueno) tiene un final y después de los españoles llegaron Waid y Wieringo y la colección volvió a mi poder sin más sobresaltos…Ahora mismo estoy dudando mucho de la etapa de Stracz pero… eyyy, ya hemos pasado por esto, seguro que acaba por marcharse él también…

Resumiendo: El completismo es un mal muy extendido entre los lectores de cómics…Lo sé, lo sé, pero… ¿a que no podéis evitarlo? Ahora saldrán los cientos de lectores que sólo siguen a un autor determinado y tal a decir que no está tan extendido…

En fin, qué queréis que os diga, nunca os he considerado aficionados al cómic ;)Y así, haciendo amigos, me despido, espero que David me sepa perdonar el tocho que le he enchufado y no lamente haberme invitado a participar en su aperiódica sección “Firma Invitada

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadios

Estándar

¡¡Ya iba siendo hora!! Pero me estoy adelantando… Empecemos por el principio.Me encuentro con David en el messenger un viernes por la noche… El pobre está haciendo los retoques de última hora a su post del día siguiente en Zona Negativa y yo he entrado a mirar el correo…

Mantenemos una charla durante un rato sobre temas intranscendentes (lo siento, os pongáis como os pongáis la tercera película de los X-Men es mala, muy mala, pero ese no es el tema…). Si os digo que debido a las fechas nos encontramos en un momento dado comparando los gastos de compras Saloneras tampoco os extrañará…

Sí, fue en el fin de semana del Salón, ya sabéis, esas fechas en las que los buenos aficionados nos quedamos en casa relamiéndonos de nuestras compras porque, entre otras cosas, nos hemos quedado sin pasta para hacer nada más…

Durante la charla David me ofrece formar parte de esa excelsa tradición de su blog que es la “Firma Invitada”, pienso para mí (y, por supuesto, no lo digo en voz alta) “ya era hora, coñe”…

Entonces, alegre porque se le haya ocurrido invitarme, se me ocurre otra cosa “¿y de qué narices hablo yo ahora?. Hábilmente, intento sonsacar a David, el muy maldito me responde diciéndome que el tema y la extensión son libres… “Mierda”, pienso. Sin pistas, sin límites… Uso la cabeza, pienso un poco: “¿sobre qué no he leído nada o poco en el blog de David?” La respuesta llega al poco tiempo… “sobre manga”.¡¡Ahí está mi tema!! Voy a aprovechar para hablar de manga en el blog de David… Pero no soy un experto, así que tengo que investigar un poco…

Primero acudo al diccionario de la R.A.E., encuentro lo siguiente:

manga 1. 

(Del lat. manĭca).

1. f. Parte del vestido en que se mete el brazo.

2. f. Tubo largo, de cuero, caucho o lona, que se adapta principalmente a las bombas o bocas de riego, para aspirar o para dirigir el agua.

3. f. En algunos balandranes, pedazo de tela que cuelga desde cada hombro casi hasta los pies.

4. f. Parte del eje de un carruaje, donde entra y voltea la rueda.

5. f. Especie de maleta de mano abierta por los extremos, que se cierran con cordones.

Y tropecientas definiciones más que no vienen al caso… Por aquí no vamos a llegar a ningún lado. ¿Qué puedo hacer? La respuesta llegó un rato después, si la R.A.E. no es capaz de ayudarme, seguro que la Wikipedia podrá…

Busco “manga” en la Wikipedia y me encuentro lo que sigue:

Manga es la palabra japonesa para designar a la historieta. Se traduce, literalmente, como "dibujos caprichosos" o "garabatos"; fuera del Japón, se la utiliza exclusivamente para referirse a la historieta japonesa.

Eyyyy, por aquí sí puede haber tema… En ese momento me doy cuenta de una cosa, ¿a santo de qué voy a hablar yo de manga? ¡¡Pero si a veces confundo el shonen con el shojo!! (Vale, yo tampoco sé de lo qué estoy hablando, pero parece ser que es un error muy gordo… Pero… ¡¡si casi se escriben igual!!).

La madre de… ¡¡con todo lo que llevo escrito y no sirve para nada!! ¿Qué hago yo ahora? Uhmm, ¿y si utilizo otro de los temas de los que hemos hablado? Es curioso, pero esto de ser aficionados a los cómics tiene un mal a los que pocos pueden escapar… ¡La obsesión por coleccionar!Noooo, no me estoy refiriendo a la saga aquella demencial de Bob Harras en Los Vengadores que mezclaba a los Eternos con una raza de parásitos extraterrestres… Aunque podría hacerlo, claro. Pero, a lo que me estoy refiriendo es, si alguien sigue leyendo a estas alturas del post, a la obsesión esa que tenemos los lectores de cómics por una colección determinada que nos impide dejarla a pesar de lo malo que puedan ser determinadas etapas…

Mi obsesión personal es la colección de Los 4 Fantásticos, exceptuando un breve período de tiempo que estuvo en posesión de mi primo, siempre he seguido esta serie… (para que no haya dudas, decir que fueron unos españoles quienes me hicieron dejar de coleccionar la serie…)

Y mira que ha tenido etapas malas… Así, sin pensarlo mucho, podría citar unas cuantas… pero no lo voy a hacer, recuerdo haber dicho hace algún tiempo que a mí la etapa de Simonson no me había parecido nada del otro jueves y… bueno, son recuerdos muy tristes y desagradables, prefiero no hablar de ello (aunque claro, si hablas mal de Simonson a un fan de Thor, ya sabes lo que te espera).

El problema principal de Los 4 Fantásticos es que, cada X tiempo llega alguien que cree que va a poder hacerlo mejor que todos los anteriores y no tiene nada mejor que hacer que ponerse a realizar remakes sobre las historias que ya se han contado antes…

ff john byrne.jpgSí, primero lo hizo Byrne, y fue ¿gracias? a Byrne por lo que me enganché a los 4F… sí, sería un remake de lo que ya habían realizado Stan Lee y Jack Kirby, pero coñe, ¡¡era un remake en condiciones!! Las situaciones suenan a ya conocidas, pero su gran acierto es que las actualiza… los personajes evolucionan, ¡¡les pasan cosas!!. Qué increíble tratamiento a la Mujer Invisible, qué maravilla la manera de llevar el enamoramiento de Johnny y Alicia (para mí era Alicia, que luego se sacasen a una skrull de la manga… en fin…), qué maravilla el cambio de La Cosa por Hulka y la manera de tratar su sustitución…

Vamos, que los 4F le deben mi afición a Byrne y sólo a Byrne… porque después… ¡qué manera de degenerar la cosa (no, Ben Grimm, no)! Que si ahora vuelve La Cosa y ya no somos 4… que si en realidad La Cosa no volvía porque sólo estaba de paso… que si ahora sí que vuelve La Cosa pero los que se van son Reed y Sue… que si ahora tenemos un grupo rarísimo con una inhumana y una mujer maltratada… que si ahora tenemos dos Cosa(s)… que si…

Y así hasta una innumerable sucesión de acontecimientos variados (eso no se puede negar) pero que llegan a su punto álgido cuando nos enseñan esto…ff paul ryan.jpg

¡¡Los Cuatro Fantásticos con chupas de cuero, pistolones y mujeres con poca ropa!!

¡¡Ni con esas consiguieron echarme de la serie!! Es más, recuerdo con cierto cariño esa etapa de los 4F… que sí, que lo digo en serio, era una época en la que cualquier cosa podía pasar (estaba seguro de que no iba a durar para siempre, claro), pero, de buenas a primeras, podía pasar cualquier cosa…

Debo reconocer que tanto la mala (supuestamente, que yo no estoy de acuerdo con ello) etapa de Los 4 Fantásticos como la de Los Vengadores provocaron algo como los Heroes Reborn

ff jim lee.jpg¿Y qué era Heroes Reborn? La segunda gran recreación de los 4F después de la de Byrne… ¿cuál fue su mayor problema? Para mí, opinión personal e intransferible, la lentitud, tardaban seis números en contarte lo que Lee y Kirby contaban en, como mucho, uno… Y claro, así no hay Dios que lo resista… Y tuvieron que volver al redil.

Inicialmente no tenía mala pinta esa vuelta al redil, Lobdell (Dios nos coja confesados) y Alan Davis… Vale, no tenía mala pinta el dibujo, porque el guión… Tres números después para ¿arreglar? dicho desaguisado, le dan la patada a Lobdell y ¿contratan a Claremont?. Por desgracia Alan Davis también se marcha y le entregan los pinceles a Salvador Larroca… El mayor problema de esta nueva etapa es que los 4F pasaron a convertirse en una sucursal X (no, porno no, eso ya sucedió con DeFalco y Ryan), si no que era la colección número X que trataba temas que tendrían que haber aparecido en una colección de mutantes… concretamente, en Excalibur… Y claro… después de chopocientos números a alguien se le ocurrió devolver a Claremont a los mutantes y llegaron unos españoles a substituirles… pero no continuó Larroca (lo cual debo decir que me pareció un grave error, al menos él sí dibujaba los cómics)…ff carlos pacheco.jpg

Como comprenderéis no voy a decir prácticamente nada sobre esta etapa… ya han dicho los propios autores muchas cosas en los cómics publicados en España…algunos dirán que son justificaciones, otros dirán que son cómics malos (y yastá)… Si os digo que yo dejé la serie en este momento… ¿adivináis en qué sector estoy yo?

En fin, todo lo malo (y lo bueno) tiene un final y después de los españoles llegaron Waid y Wieringo y la colección volvió a mi poder sin más sobresaltos…Ahora mismo estoy dudando mucho de la etapa de Stracz pero… eyyy, ya hemos pasado por esto, seguro que acaba por marcharse él también…

Resumiendo: El completismo es un mal muy extendido entre los lectores de cómics…Lo sé, lo sé, pero… ¿a que no podéis evitarlo? Ahora saldrán los cientos de lectores que sólo siguen a un autor determinado y tal a decir que no está tan extendido…

En fin, qué queréis que os diga, nunca os he considerado aficionados al cómic ;)Y así, haciendo amigos, me despido, espero que David me sepa perdonar el tocho que le he enchufado y no lamente haberme invitado a participar en su aperiódica sección “Firma Invitada”Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadios

Firma Invitada: Eugenio Quintana (¿Quién me mandaría a mí?)

Estándar

Una vez más, he recibido con sorpresa y agradecimiento una nueva colaboración para la sección Firma Invitada de Aquí Huele a Azufre… En esta ocasión, contaremos con la participación de Eugenio Quintana, conocido por su ecléctico blog ¿Quién me mandaría a mí?. Os dejo con sus reflexiones comiqueras, no sin antes aprovechar la ocasión para agradecerle el haber aceptado mi invitación, y la premura con la que me ha enviado su artículo.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

¡¡Ya iba siendo hora!! Pero me estoy adelantando… Empecemos por el principio.

Me encuentro con David en el messenger un viernes por la noche… El pobre está haciendo los retoques de última hora a su post del día siguiente en Zona Negativa y yo he entrado a mirar el correo…

Mantenemos una charla durante un rato sobre temas intranscendentes (lo siento, os pongáis como os pongáis la tercera película de los X-Men es mala, muy mala, pero ese no es el tema…). Si os digo que debido a las fechas nos encontramos en un momento dado comparando los gastos de compras Saloneras tampoco os extrañará…

Sí, fue en el fin de semana del Salón, ya sabéis, esas fechas en las que los buenos aficionados nos quedamos en casa relamiéndonos de nuestras compras porque, entre otras cosas, nos hemos quedado sin pasta para hacer nada más…

Durante la charla David me ofrece formar parte de esa excelsa tradición de su blog que es la “Firma Invitada”, pienso para mí (y, por supuesto, no lo digo en voz alta) “ya era hora, coñe”…

Entonces, alegre porque se le haya ocurrido invitarme, se me ocurre otra cosa “¿y de qué narices hablo yo ahora?. Hábilmente, intento sonsacar a David, el muy maldito me responde diciéndome que el tema y la extensión son libres… “Mierda”, pienso. Sin pistas, sin límites… Uso la cabeza, pienso un poco: “¿sobre qué no he leído nada o poco en el blog de David?” La respuesta llega al poco tiempo… “sobre manga”.¡¡Ahí está mi tema!! Voy a aprovechar para hablar de manga en el blog de David… Pero no soy un experto, así que tengo que investigar un poco…

Primero acudo al diccionario de la R.A.E., encuentro lo siguiente:

manga 1. 

(Del lat. manĭca).

1. f. Parte del vestido en que se mete el brazo.

2. f. Tubo largo, de cuero, caucho o lona, que se adapta principalmente a las bombas o bocas de riego, para aspirar o para dirigir el agua.

3. f. En algunos balandranes, pedazo de tela que cuelga desde cada hombro casi hasta los pies.

4. f. Parte del eje de un carruaje, donde entra y voltea la rueda.

5. f. Especie de maleta de mano abierta por los extremos, que se cierran con cordones.

Y tropecientas definiciones más que no vienen al caso… Por aquí no vamos a llegar a ningún lado. ¿Qué puedo hacer? La respuesta llegó un rato después, si la R.A.E. no es capaz de ayudarme, seguro que la Wikipedia podrá…

Busco “manga” en la Wikipedia y me encuentro lo que sigue:

Manga es la palabra japonesa para designar a la historieta. Se traduce, literalmente, como “dibujos caprichosos” o “garabatos”; fuera del Japón, se la utiliza exclusivamente para referirse a la historieta japonesa.

Eyyyy, por aquí sí puede haber tema… En ese momento me doy cuenta de una cosa, ¿a santo de qué voy a hablar yo de manga? ¡¡Pero si a veces confundo el shonen con el shojo!! (Vale, yo tampoco sé de lo qué estoy hablando, pero parece ser que es un error muy gordo… Pero… ¡¡si casi se escriben igual!!).

La madre de… ¡¡con todo lo que llevo escrito y no sirve para nada!! ¿Qué hago yo ahora? Uhmm, ¿y si utilizo otro de los temas de los que hemos hablado? Es curioso, pero esto de ser aficionados a los cómics tiene un mal a los que pocos pueden escapar… ¡La obsesión por coleccionar!Noooo, no me estoy refiriendo a la saga aquella demencial de Bob Harras en Los Vengadores que mezclaba a los Eternos con una raza de parásitos extraterrestres… Aunque podría hacerlo, claro. Pero, a lo que me estoy refiriendo es, si alguien sigue leyendo a estas alturas del post, a la obsesión esa que tenemos los lectores de cómics por una colección determinada que nos impide dejarla a pesar de lo malo que puedan ser determinadas etapas…

Mi obsesión personal es la colección de Los 4 Fantásticos, exceptuando un breve período de tiempo que estuvo en posesión de mi primo, siempre he seguido esta serie… (para que no haya dudas, decir que fueron unos españoles quienes me hicieron dejar de coleccionar la serie…)

Y mira que ha tenido etapas malas… Así, sin pensarlo mucho, podría citar unas cuantas… pero no lo voy a hacer, recuerdo haber dicho hace algún tiempo que a mí la etapa de Simonson no me había parecido nada del otro jueves y… bueno, son recuerdos muy tristes y desagradables, prefiero no hablar de ello (aunque claro, si hablas mal de Simonson a un fan de Thor, ya sabes lo que te espera).

El problema principal de Los 4 Fantásticos es que, cada X tiempo llega alguien que cree que va a poder hacerlo mejor que todos los anteriores y no tiene nada mejor que hacer que ponerse a realizar remakes sobre las historias que ya se han contado antes…

ff john byrne.jpgSí, primero lo hizo Byrne, y fue ¿gracias? a Byrne por lo que me enganché a los 4F… sí, sería un remake de lo que ya habían realizado Stan Lee y Jack Kirby, pero coñe, ¡¡era un remake en condiciones!! Las situaciones suenan a ya conocidas, pero su gran acierto es que las actualiza… los personajes evolucionan, ¡¡les pasan cosas!!. Qué increíble tratamiento a la Mujer Invisible, qué maravilla la manera de llevar el enamoramiento de Johnny y Alicia (para mí era Alicia, que luego se sacasen a una skrull de la manga… en fin…), qué maravilla el cambio de La Cosa por Hulka y la manera de tratar su sustitución…

Vamos, que los 4F le deben mi afición a Byrne y sólo a Byrne… porque después… ¡qué manera de degenerar la cosa (no, Ben Grimm, no)! Que si ahora vuelve La Cosa y ya no somos 4… que si en realidad La Cosa no volvía porque sólo estaba de paso… que si ahora sí que vuelve La Cosa pero los que se van son Reed y Sue… que si ahora tenemos un grupo rarísimo con una inhumana y una mujer maltratada… que si ahora tenemos dos Cosa(s)… que si…

Y así hasta una innumerable sucesión de acontecimientos variados (eso no se puede negar) pero que llegan a su punto álgido cuando nos enseñan esto…ff paul ryan.jpg

¡¡Los Cuatro Fantásticos con chupas de cuero, pistolones y mujeres con poca ropa!!

¡¡Ni con esas consiguieron echarme de la serie!! Es más, recuerdo con cierto cariño esa etapa de los 4F… que sí, que lo digo en serio, era una época en la que cualquier cosa podía pasar (estaba seguro de que no iba a durar para siempre, claro), pero, de buenas a primeras, podía pasar cualquier cosa…

Debo reconocer que tanto la mala (supuestamente, que yo no estoy de acuerdo con ello) etapa de Los 4 Fantásticos como la de Los Vengadores provocaron algo como los Heroes Reborn

ff jim lee.jpg¿Y qué era Heroes Reborn? La segunda gran recreación de los 4F después de la de Byrne… ¿cuál fue su mayor problema? Para mí, opinión personal e intransferible, la lentitud, tardaban seis números en contarte lo que Lee y Kirby contaban en, como mucho, uno… Y claro, así no hay Dios que lo resista… Y tuvieron que volver al redil.

Inicialmente no tenía mala pinta esa vuelta al redil, Lobdell (Dios nos coja confesados) y Alan Davis… Vale, no tenía mala pinta el dibujo, porque el guión… Tres números después para ¿arreglar? dicho desaguisado, le dan la patada a Lobdell y ¿contratan a Claremont?. Por desgracia Alan Davis también se marcha y le entregan los pinceles a Salvador Larroca… El mayor problema de esta nueva etapa es que los 4F pasaron a convertirse en una sucursal X (no, porno no, eso ya sucedió con DeFalco y Ryan), si no que era la colección número X que trataba temas que tendrían que haber aparecido en una colección de mutantes… concretamente, en Excalibur… Y claro… después de chopocientos números a alguien se le ocurrió devolver a Claremont a los mutantes y llegaron unos españoles a substituirles… pero no continuó Larroca (lo cual debo decir que me pareció un grave error, al menos él sí dibujaba los cómics)…ff carlos pacheco.jpg

Como comprenderéis no voy a decir prácticamente nada sobre esta etapa… ya han dicho los propios autores muchas cosas en los cómics publicados en España…algunos dirán que son justificaciones, otros dirán que son cómics malos (y yastá)… Si os digo que yo dejé la serie en este momento… ¿adivináis en qué sector estoy yo?

En fin, todo lo malo (y lo bueno) tiene un final y después de los españoles llegaron Waid y Wieringo y la colección volvió a mi poder sin más sobresaltos…Ahora mismo estoy dudando mucho de la etapa de Stracz pero… eyyy, ya hemos pasado por esto, seguro que acaba por marcharse él también…

Resumiendo: El completismo es un mal muy extendido entre los lectores de cómics…Lo sé, lo sé, pero… ¿a que no podéis evitarlo? Ahora saldrán los cientos de lectores que sólo siguen a un autor determinado y tal a decir que no está tan extendido…

En fin, qué queréis que os diga, nunca os he considerado aficionados al cómic ;)Y así, haciendo amigos, me despido, espero que David me sepa perdonar el tocho que le he enchufado y no lamente haberme invitado a participar en su aperiódica sección “Firma Invitada

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadios