Reseñas estivales (I): Es un Pájaro…

Estándar

esunpajaro_01g.jpgEdición original: It’s a Bird…TPB USA.; DC Comics.
Edición española: junio de 2006; Planeta DeAgostini Comics.
Guión: Steven T. Seagle.
Dibujo: Teddy Kristiansen.
Formato: tomo recopilatorio de 128 págs.
Precio: 9,95 €.

Empieza a ser habitual para quien escribe estas líneas recomendar cómics relacionados de una u otra forma con El Hombre de Acero, lo cual no tendría nada de llamativo de no ser por la particular animadversión que siempre he sentido por el más famoso de los kryptonianos. En el fondo no deja de ser un prejuicio como cualquier otro, que indefectiblemente pierde toda razón de ser cuando evidencias tan contundentes como Superman: Identidad Secreta o, a un nivel completamente distinto, Superman: Para todas las Estaciones, se cruzan en el camino de este lector de cómics empedernido.

En el caso de Es un Pájaro…, lo llamativo de su planteamiento argumental y visual hacían de ésta una de las compras obligadas de entre las novedades publicadas por Planeta DeAgostini Cómics con ocasión del pasado Saló del Cómic de Barcelona. Y una vez leído, sólo cabe concluir que estamos ante una obra imprescindible. Lejos de dejarme llevar por el entusiasmo desmedido de quien poco a poco va descubriendo propuestas alternativas al género pijamero, recomiendo este cómic desde el convencimiento de sus múltiples virtudes, algunas de las cuales comentaré a continuación.

SINOPSIS: “Steven, guionista de cómics freelance, recibe el encargo soñado por todo profesional del medio: guionizar la colección de Superman, personaje icónico por excelencia. Pero lo que debería ser motivo de alegría no tarda en provocarle auténticos quebraderos de cabeza debido tanto a su dificultad para compaginar la vida personal y laboral, como a su incapacidad de asumir un traumático suceso acontecido durante su infancia”.

El traumático suceso al que aludo en la sinopsis no es otro que el haber vivido de primera mano la muerte de su abuela paterna por la Enfermedad de Huntington, caracterizada por la aparición de transtornos del movimiento, psiquiátricos y de la personalidad, así como demencias. Pero lo que más le preocupa a Steve es que se trata de una enfermedad hereditaria. La incertidumbre acerca de si tarde o temprano sufrirá los efectos de esta devastadora patología le impide gestionar con lucided sus quehaceres cotidianos. Esta situación se ve agravada por el encargo recibido por parte de su editor: el tener que escribir los guiones de Superman ha reavivado un recuerdo con el que preferiría no tener que enfrentarse, y que provocará diversas reflexiones acerca de su vida y su profesión, partiendo de un curioso análisis de la mitología que rodea al alter ego de Clark Kent.

De esta forma, el brillante guión de Seagle alterna la narración en primera y tercera persona, de modo que nos hace partícipes y confidentes de sus pensamientos más íntimos, y testigos del peculiar proceso de creación de esta novela gráfica. Teniendo en cuenta que el propio guionista ha reconocido que los sucesos narrados en este cómic son semibiográficos, cada cual decidirá hasta qué punto lleva su complicidad con el curioso planteamiento argumental, pero más allá de su veridicidad, la valía de Es un Pájaro… reside en la empatía que despierta al lector, la capacidad de narrar una historia atípica desde todos sus puntos de vista, con un halo de autenticidad y por momentos crudeza, sobrecogedores. Seagle desnuda su alma para revelarnos sus miedos más profundos, al tiempo que nos regala pequeñas historias cortas (teóricamente apuntes tomados por el guionista para su proyecto) acerca de todo lo que rodea al personaje ficticio cuyas riendas tiene que tomar: el simbolismo inherente a su vestimenta, su identidad secreta, la huída de su planeta natal, su juventud en Smallville, sus poderes, sus debilidades, así como indagaciones acerca del significado de cuestiones existenciales y valores superiores de nuestra sociedad, como la justicia, el coraje, el poder, la soledad o el sentimiento de alienación.

En cuanto al trabajo realizado por Teddy Kristiansen, decir que enriquece una obra ya de por sí sobresaliente, valiéndose de una multiplicidad de técnicas, recursos y estilos que ayudan a conformar este deslumbrante crisol. Todo ello haciendo gala de un trazo mayoritariamente tan lineal y esquemático como conmovedoramente expresivo, enriquecido por un coloreado que en su variabilidad ayuda en la tarea de diferenciar tiempo, espacio y voces, garantizando de este modo la fluidez de la narración. Muy alejado estilística y conceptuelamente del cómic mainstream, hace de la originalidad y el rupturismo un medio, y no un fín, para llevar a buen término esta gran obra.

Una de las lecturas más gratas en lo que va de año, y paradójicamente (por no estar protagonizada por El Hombre de Acero), una de las más grandes historias de Superman jamás contadas.

Valoración: 10/10.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s