Firma Invitada: Pedro Marchán (Cruzando el Río Estigia / Donde Todo Se Acaba)

Estándar

Como bien comenta Pedro al inicio de su artículo, hace tiempo que esta colaboración se venía fraguando. De hecho, poco después de que por un casual tropezara con una bitácora llamada Cruzando el Río Estigia, momento en el que de forma casi instantánea se convirtió en una visita obligada en mi blogroll cuasidiario. Durante todo este tiempo, Pedro ha venido demostrando ser un bloggero de lo más activo, bien sea posteando reflexiones de carácter personal, crónicas deportivas, reseñas literarias (esporádicamente comiqueras) y demás artículos de interés.

Lejos de ser una muestra de peloteo o cortesía a nuestro invitado de hoy, no me resisto a recomendar una vez más tanto su blog como su recientemente inaugurada web. No sin antes darle las gracias a Pedro por su paciencia y su amabilidad al haber atendido mi petición (espero devolverte el favor algún día), os dejo con su estupendo artículo acerca del cómic Sky Dolls.

Hace bastante tiempo que David y yo nos perseguimos mutuamente para intentar sonsacarle al otro un artículo o un escrito que colgar en nuestras respectivas blogs. Ambos compartimos gustos televisivos, literarios y por supuesto comiqueros (¡hasta futbolísticos!) y no en vano somos lectores asiduos que nos prometimos colaborar el día en que nuestras ocupaciones nos dejaran respirar, por desgracia hasta en la falta de tiempo coincidimos. Después de muchas modificaciones de códigos fuente, actualizaciones de bitácora y creación de páginas web, y aprovechando que ando de vacaciones, recojo la proposición y el relevo para aportar mi granito de arena en “Aquí huele a azufre” con una de las series que sigo actualmente y que más me gustan (con permiso de “Powers” y “Universal War One”), la excepcional “Sky Doll” de Barbucci y Canepa publicada por Norma Editorial.

En un mundo donde la iglesia se ha convertido en un negocio controlado, donde el share televisivo domina las apariciones de la virgen, donde dos facciones sectarias caen en disputas por salvaguardar a su propio dios (¿quizás como en la sociedad que vivimos?), los fanáticos hacen colas interminables para poder presenciar los milagros de la papisa Ludovica.

Claro que con la llegada de los fieles, el tirón mediático aprovecha para vender y ofrecer servicios diversos a los clientes consumistas, servicios como el autolavado Heaven donde las muñecas Sky Doll hacen olvidar las penas a los afligidos mientras limpian sus naves, no en vano la Santa Madre ha proclamado que divertirse con ellas ya no es pecado.


El problema surge cuando, después de un altercado con un auto papal, la muñeca Noa va a ser apagada y es por ello que escapa escondiéndose como polizonte en una nave de un joven emisario llamado Roy.
A partir de aquí la acción está asegurada, más aún cuando horas después el jefe de Noa aparece asesinado en su despacho de Heaven.

Aunque a primera vista el argumento de esta colección pueda parecer excesivamente de contenido religioso no hay que dejarse engañar ya que ésta es sólo la premisa con la que se inicia la aventura de Noa, historia que no aburre ni se pierde en una marabunta de pasajes bíblicos, ni mucho menos, sino que divierte y entretiene por la ambientación de ciencia-ficción mezclada con ideas modernas y actuales, y por el choque entre personalidades tan dispares como el chaval y la robot, una chica artificial que con el paso de las páginas se planteará al más puro estilo Nexus su humanidad y el papel que el destino le ha asignado: las pesadillas que la abordan como si fueran el vaticinio de un reaparecer mesiánico con ella como protagonista no es como para estarse tranquila.

Pese a que la colección aparece a cuentagotas, sin ir más lejos, después de varios años sólo existen tres números y un libro de sketchbook en el mercado, para mí “Sky Doll” es una de las series europeas más interesantes y frescas del momento, superhéroes aparte.
Sin embargo, su publicación en tapa dura y color no deja de lado el ya aburrido debate acerca del precio que Norma debe aplicar a sus ediciones y he de admitir que es uno de los pocos trabajos por los que vale la pena pagar lo que se pide. Entre otras cosas porque pienso que Barbucci y Canepa, tándem creativo que se complementa a la perfección tanto dentro como fuera de la industria ya que son marido y mujer, ambos autores de la serie adolescente “Witch” y antiguos colaboradores de la factoría Disney (detalle que está a la vista en cada mueca, pantomima o expresión de los personajes), dotan a sus creaciones de una animación sorprendente sólo comparable a la viveza del universo animal de Blacksad que tantos éxitos y premios han cosechado en salones de todo el mundo, y modelan unas personalidades tan distantes como carismáticas que consiguen que el lector se familiarice en un par de números con las inquietudes de Roy y Noa, y también del malhumorado Jahu.
Es evidente que Barbucci y Canepa son dos autores con talento, la serie tiene humor y acción y erotismo y es evidente que la trama va aumentando en interés a medida que avanza y visitan otros planetas y el miraculator va añadiendo suspense al asunto pero si en algún apartado tiene que resaltar “Sky Doll”, ése es sin duda alguna en el dibujo.

Impresionante.
Si no fuera porque estamos frente a un álbum de papel, casi no distinguiríamos los dibujos de una peli de animación cualesquiera. Los detalles de las viñetas, la perfección de los trazos y sobre todo la aplicación del color, acuarela con pequeños toques de photoshop, hacen de esta serie una alegría para los ojos. Ha sido la demanda la que ha obligado a la editorial a incluir, entre número y número, el sketchbook de Noa, bocetos y esbozos de los cuales se nos muestra un pequeño adelanto en el segundo libro, titulado “Agua” y que también podéis saborear en la galería de su página web, aún en construcción.

Con todo esto, el único inconveniente que se me ocurre para achacarle a un trabajo tan redondo es, como ya he dicho, la demora en las entregas que mantienen a los seguidores con los dientes largos y una sensación de olvido bastante impaciente. El consuelo es que la espera merece la pena y se convierte en una recompensa.

Llegados a este punto doy por acabada mi intervención y visita en esta hospitalaria página con la recomendación hecha (resaltando que es una opinión personal que no tiene por qué ser compartida) y esperando que David tome ejemplo y me devuelva algún día el favor. Mientrastanto, ya sabéis: una muñeca que hace las veces de prostituta y las delicias de los transeúntes, la misma robot que lamenta no conocer la vida, una antigua papisa que aparentemente busca la reencarnación en ella, mundos oníricos, planetas que esconden secretos, facciones religiosas enfrentadas por el control de Papathea y un joven emisario corriente y moliente que poco a poco se enamora de Noa mientras intenta protegerla de caer en malas manos. ¿Os la váis a perder?

Anuncios

2 comentarios en “Firma Invitada: Pedro Marchán (Cruzando el Río Estigia / Donde Todo Se Acaba)

  1. Gracias a tí Pedro!Sólo faltaría!Y mis disculpas por problemas con la lista de Tebelogs, que impidieron que el enlace a este post se publicara en su momento corrspondiente.

    Un saludo, y cuando quieras vuelve por ésta, la que también es tu casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s