Tim Sale: Black & White

Estándar

Edición original: Tim Sale: Black and White; Active Images.
Edición España: Aleta Ediciones; abril de 2005.
Autores: Richard Starkings y Tim Sale
Formato: tomo cartoné de 160 págs.
Precio: 19’95 €.

Una de las más interesantes compras realizadas por quien escribes estas líneas durante Viñetas desde o Atlántico fue este libro monográfico centrado en Tim Sale. Publicado por Aleta Ediciones en abril de 2005, recoge una serie de conversaciones / entrevistas realizadas por Richard Starkings, veterano rotulista, editor y guionista británico, y fundador del estudio Comicraft, especializado en rotulación y creación y comercialización de fuentes tipográficas. En dichas conversaciones, además de ponerse de manifiesto la complicidad existente entre ambos, se realiza un exhaustivo repaso a la trayectoria del dibujante nortemericano. De Thieve’s World a Catwoman: Si vas a Roma…, pasando por El Largo Halloween, Dark Victory, o los “color books” de Marvel (Daredevil: Yellow, Spiderman: Blue y Hulk: Gris). A través de la narración de curiosas anécdotas, confesiones, y episodios trascendentales en su carrera, el lector puede llegar a hacerse una idea realmente completa de cómo este talentoso dibujante llegó a auparse a la posición privilegiada que actualmente ocupa dentro de la industria del cómic.

Especialmente interesantes son los pasajes donde Sale detalla las influencias mas determinantes en la conformación de su estilo: desde Alex Toth o Neal Adams, hasta algunos de los más clásicos artistas norteamericanos, como Norman Rockwell. Como no podía ser de otra forma, también se dedica la atención debida a su estrecha colaboración con Jeph Loeb, no en vano su trabajo en común le ha reportado gran parte de la fama y el prestigio de la que hacen gala: cómo se conocieron, su mecánica de trabajo, proyectos frustrados, sus mejores cómics, las peores… no se deja nada en el tintero. Se trata, en definitiva, no sólo una amplia y completa retrospectiva de su obra, sino también de una exhaustiva radiografía del artista y la persona, de sus influencias, gustos personales y opiniones sobre el mundo del cómic en general, y el panorama norteamericano en particular, enunciadas con franqueza y sin concesiones de cara a la galería.

Aunque el concepto y el planteamiento de este libro resultan indudablemente interesantes, la puesta en práctica resultaba realmente arriesgada y complicada, pues el formato de entrevista contraba con todos los números para que su lectura resultara sino farragosa, tal vez cansina (recordemos que se trata de 160 páginas). Nada más lejos de la realidad: el acertado ritmo y el tono distendido de las conversaciones entre Starkings y Sale hacen de ésta una lectura amena y fluida, más aún teniendo en cuenta las numerosas ilustraciones contenidas. Y es que Black & White también hace las veces de amplio y detallado muestrario del talento de este autor, al recoger copias de páginas a lapiz, entintados, aguadas, algún que otro carboncillo, bocetos, portadas, diseños de personajes, sketches realizados en convenciones e incluso un par de historias cortas inéditas.

Una auténtica gozada para los seguidores de este gran dibujante, quienes no deberían dejar pasar la oportunidad de hacerse con una copia de este tomo, presentado en su edición española en un lujoso formato, encuadernado en tapa dura, con sobrecubierta y papel de alta calidad. Muy recomendable.

Enlaces de interés:

• Página web oficial de Tim Sale

• Viñetas desde o Atlántico 2007: entrevista a Tim Sale.

• Reseña de Batman: Haunted Knight.

• Reseña de Catwoman: Si vas a Roma…

• Reseña de Daredevil: Yellow.

• Reseña de Investigadores de los Desconocido: Deben Morir!

• Reseña de Superman: Para todas las estaciones.

Un saludo y hasta pronto (¡eso espero!)

Homenajeando a Jack Kirby

Estándar

El pasado martes, 28 de agosto, se celebró el 90 aniversario del nacimiento de Jacob Kurtzberg, más conocido como Jack Kirby, auténtico visionario que revolucionó el cómic norteamericano a partir de la década de los 40.

Para conmemorar esta circunstancia, en la tebeosfera se le han rendido dos preciosos homenajes, vistos en sendas webs caracterizadas por ofrecer interesantes contenidos con una regularidad pasmosa. En Entrecomics han realizado un repaso en forma de galerías representativas del trabajo realizado a través de los años por este autor irrepetible. Por su parte, Pepo Pérez, autor de Con C de Arte, dedica un brillante artículo centrado en la trayectoria de este auténtico genio del noveno arte, inspiración de tantas generaciones de artistas. Sin lugar a dudas, un homenaje a la altura del homenajeado.

A continuación, enlazo los posts comentados en líneas precedentes, así como el impresionante museo virtual dedicado al autor neoyorquino:

1.- Kirby Museum.

2.- Con C de Arte: 90 años de Kirby.

3.- Entrecomics:

• Happy Birthday, Jack!!!.

•  Kirby en los ’40.

•  Kirby en los ’50.

•  Kirby en los primeros ’60.

•  Kirby a finales de los ’60.

•  Kirby en los primeros ’70.

•  Kirby a finales de los ’70.

•  Kirby en los ’80.

Un saludo y hasta pronto (eso espero!)

Novela Gráfica: ¿más allá del cómic?

Estándar

Tal y como comenté durante el día de ayer, el pasado viernes, colgué en Zona Negativa un artículo donde resumía mis impresiones acerca de la X Edición de Viñetas desde o Atlántico, Salón Internacional del cómic de A Coruña. Uno de los puntos sobre los que me centré fue el de las charlas-coloquio, durante las cuales los autores invitados departieron acerca de sus obras, trayectorias y demás temas sacados a colación tanto por los moderadores como por el público asistente. Como muestra, la charla titulada La novela gráfica, impartida por el ilustre bloggero Álvaro Pons, en la que realizó un completo y ameno repaso al significado, nacimiento, evolución y vigencia del término.

En relación a este tema, recientemente visité la sección de cómic de un establecimiento de la cadena La Casa del Libro, y cual fue mi sorpresa cuando, de entre los folletos que tenían a disposición del publico destacaba uno cuyo título, adyacente a una ilustración de Blacksad, de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido, rezaba “Novela gráfica: más allá del cómic. El género de viñetas elevado a su máxima categoría de la mano de los mejores ilustradores”.

Confrontando ambas cuestiones, y siempre desde un punto de vista subjetivo, me animo a extraer las siguientes conclusiones:

1.- No cabe duda de que quienes amamos los cómics debemos congratularnos de que cadenas como La Casa del Libro y la Fnac, o editoriales como Anagrama, DeBolsillo o Mondadori, estén apostando tan fuerte por el noveno arte. Esta circunstancia, unida a la publicación cada vez más habitual de reportajes, artículos o reseñas de cómics en revistas y diarios, tanto gratuitos como de pago, se antojan como herramientas básicas en la promoción, difusión y normalización del medio a nivel nacional. En este punto, el incontestable éxito de las adaptaciones cinematográficas de tebeos ha jugado a favor de la industria, al menos a medio plazo, pues soy de la opinión de que el del cine y el cómic es un matrimonio de conveniencia de incierto futuro, idóneo para paliar la falta de creatividad y originalidad imperante en Hollywood. Tiempo al tiempo…

2.- Tal y como comentaba el carcelero en su exposición, el término y el formato de las novelas gráficas resulta realmente goloso para los grandes establecimientos: la apariencia de libro, con cuidadas ediciones, y la huída de términos cómo cómic o tebeo, erróneamente asociados a un público no adulto, resultan determinantes en la promoción de este tipo de productos. Evidentemente, toda empresa busca implementar sus beneficios, tratando de llegar a un abanico de clientes lo más amplio posible. El caso de estas cadenas no es una excepción, de modo que en la actualidad tratan de aprovechar el tirón mediático (al que han contribuido) de los cómics. Hasta aquí ningún problema. El tema se vuelva más espinoso si la promoción del medio se centra casi en exclusiva en una parcela teóricamente muy acotada, hasta el punto de contribur a ofrecer una visión muy limitada del mundo del cómic.

3.- Centrémonos en la frase promocional utilizada por La Casa del Libro: “Novela gráfica: más allá del cómic. El género de viñetas elevado a su máxima categoría de la mano de los mejores ilustradores”. Siendo quisquillosos, llama la atención el hecho de que, aparentemente, se considere a los cómics como un género, por no mencionar el desacierto que implica la omisión de toda mención a los guionistas. O tal vez esté malinterpretando la frase, y se estén refiriendo a los cómics como un género literario, dando por descontado el protagonismo de los guionistas. En el mejor de los casos, resulta un enunciado un tanto confuso, y abierto a diferentes interpretaciones. Pero la clave, el detonente de que haya decidido redactar este farragoso post es el considerar la novela gráfica (“…más allá del cómic.”) como categoría superior del noveno arte. Bien es cierto que bajo la denominación de novela gráfica se han publicado algunas de las más interesantes obras de los últimos años. Así, por citar ejemplos contenidos en el folleto de La Casa del Libro, podríamos destacar Contrato con Dios, de Will Eisner, Ghost World, de Daniel Clowes, Paracuellos, de Carlos Giménez, Blankets, de Craig Thompson, Jimmy Corrigan, de Chris Ware, Watchmen, V de Vendetta y From Hell, guionizadas por Alan Moore, e ilustradas por Dave Gibbons, David Lloyd y Eddie Campbell. Pero no es menos cierto que el término novela gráfica es demasiado vago, amplio e indeterminado como para considerarlo definitorio de un género. En contraposición, tratando de ser más precisos, los cómics citados con anterioridad sí pueden considerarse como representativos de diferentes géneros (biográfico, costumbrista, superheróico,…). Pero aunque en los últimos tiempos incluso la recopilación de arcos argumentales de cualquier colección mensual de género superheróico ha llegado a ser considerada como novela gráfica, podría llegar a aceptarse la definición del novela gráfica como una única historia supuestamente de mayor calidad que la media, publicada en un formato lujoso, y destinada a un público adulto.

La popularización de este término, que inicialmente parecer positiva, puede terminar convirtiéndose en un arma de doble filo para quienes nos enorgullecemos y disfrutamos con la diversidad existente en el mundo del cómic, corriendo el peligro de ofrecer una visión cercenada de un medio lo suficientemente rico como para que no se limite a obras centradas en determinados temas, abordados desde unas ópticas concretas y publicados en formatos específicos. Más aún cuando la denominación parece utilizarse (intencionada o inconscientemente) de forma eufemística, con el supuesto objetivo de dignificar, de hacer más repetables, los cómics o tebeos, que es, ni más ni menos, lo que son las novelas gráficas.

4.- En definitiva, el proceso de normalización de los tebeos como una manifestación cultural tan válida y respetable como la que más, parece que está en marcha. Y esperemos que fructifique. Pero al igual que sucede con el cine, la literatura o la música, hay cómics para todos los gustos, edades y publicos. Sería una lástima que los medios generalistas y superficies comerciales se centraran de forma casi exclusiva en una parcela que, en mi opinión, resulta difusa, y que en demasiadas ocasiones oculta ínfulas de superioridad y pretenciosidad. Sea como fuere, quedándonos con el aspecto positivo, esta maniobra comercial parece estar dando sus frutos, y quien escribe estas líneas no puede evitar alegrarse de que cada vez más gente deje a un lado sus prejuicios y se decida a leer cómics, tebeos, historietas, bandas deseñadas, bande besinée, quadrinhos o comic-books. Da igual cómo decidan llamarlos… mientras se lean y no dejen de darse a conocer grandes historias que tal vez no encuentren acomodo dentro de definiciones artificiosas.

En fin…que los pacientes e incautos lectores que hayan llegado hasta aquí acepten mis disculpas por este divagatorio post, tan extenso como farragoso. Pero no querría finalizar sin invitaros a compartir vuestra opinión en este blog.

Un saludo y hasta pronto (eso espero!)

Una semana entre viñetas

Estándar

Lunes. De vuelta al trabajo, a la ruitina, y al frenético ritmo de Madrid. Las efímeras vacaciones llegaron a su fin, casi sin tiempo de comenzar a saborearlas. Aunque en lugar de regodearme en los primeros síntomas de una incipiente depresión post-vacacional, prefiero aparcar mi inconformismo patológico y rememorar la semana que, en la mejor de las compañías, pasé en A Coruña.

Como viene siendo habitual en quien escribe estas líneas, traté por todos los medios de asistir a la X Edición de Viñetas desde o Atlántico, salón internacional del cómic que anualmente se celebra en la ciudad herculina. Pero en esta ocasión conté con la dificultad añadidad de cuadrar tres variables que a menudo resultan incompatibles: las fechas del evento, mi periodo vacacional, y la circunstancia de estar residiendo en Madrid. Afortunadamente, la carambola salió al primer intento, tal y como atestiguan los enlaces que ponen punto y final a este post. Tan sólo añadir que la semana comprendida entre el 13 y 19 de agosto ha sido, una vez más, memorable. Visitas a exposiciones, asistencia a ruedas de prensa, entrevistas a autores, etc… una auténtica gozada. A todo ésto habría que sumar encuentros con amigos y familiares, excursiones varias y degustaciones gastronómicas realmente provechosas. Y una semana adicional dedicada por entero al más completo relax en las inmediaciones de Santiago de Compostela. En casa.

Con las pilas cargadas (no todo lo que uno quisiera, pero cargadas), toca retomar la actividad laboral y, esperemos, cumplir de una vez por todas la eterna promesa de recuperar la regularidad en esta pequeña bitácora. Ideas y ganas no faltan, el problema es el de siempre: el tiempo… Se hará lo que se pueda…

Enlaces de interés:

• Viñetas desde o Atlántico 2007.

• Viñetas desde o Atlántico 2007: entrevista a Jeff Smith.

• Viñetas desde o Atlántico 2007: entrevista a Tim Sale.

• Viñetas desde o Atlántico 2007: valoración y valoración personal.

• Avance: La cuenta atrás, de Carlos Portela y Sergi San Julián.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Descansa en paz, Ringo!

Estándar

Con más de una semana de retraso, pero no podía dejar de hacer mención al inesperado fallecimiento de Mike Wieringo. Los habituales de esta pequeña bitácora sabréis que desde el preciso instante en que tuve la ocasión de leer Tellos, Ringo! se convirtió en uno de mis dibujantes preferidos.

Nacido en la ciudad italiana de Vicenza, en 1963, Michael Lance Wieringo ejerció la profesión con la que siempre había soñado durante más de una década. Lejos queda ya su debut, al frente de una miniserie de Doc Savage, pero desde entonces no dejó de ofrecer muestras de su buen hacer con los lápices, prestando sus servicios a las más prestigiosas editoriales. Su espaldarazo definitivo lo obtuvo con la serie regular de Flash, donde junto al guionista Mark Waid firmaría algunas de las más aclamadas historias del velocista escarlata.

Tras pasar por la colección protagonizada por Robin, Mike encaminaría su carrera profesional hacia “La Casa de las Ideas”, pues para Marvel Comics realizó diversos proyectos como la serie limitada Pícara, y una brillante etapa al frente de Sensational Spiderman, sobrándole tiempo para crear el mágico mundo de Tellos junto a su gran amigo Todd DeZago. No sin antes pasar por Adventures of Superman, regresaría a Marvel para, de nuevo junto a Mark Waid, regalarnos a los seguidores de “La Primera Familia de Marvel” una etapa sencillamente memorable de Los 4 Fantásticos.

Sus últimos trabajos fueron Friendly Neighborhood Spider-Man, colección guionizada por Peter David, y la serie limitada Spider-Man and the Fantastic Four, junto al guionista Jeff Parker. Poseedor de un estilo inconfundible, caracterizado por hacer gala de un trazo claro, suave y alegre, el autor norteamericano reconoció en diversas ocasiones la influencia que en su trabajo ejerció el anime japonés y los dibujos animados de la Disney. Tampoco dudaba a la hora de mostrar su admiración por el trabajo de dibujantes como, Joe Madureira, Jeffrey Scott Campbell, Humberto Ramos, Chris Bachalo o Jason Pearson.

Se va un grandísimo dibujante, y por la unánime reacción de consternación de familiares, amigos y colegas de profesión, una mejor persona. Desde Zona Negativa podemos dar fe del afable carácter del dibujante norteamericano, pues tuvo la amabilidad de concedernos una extensa e interesante entrevista, realizada vía e-mail, que terminaría publicándose en los números 14 y 15 de la desaparecida revista Panini Comics News (enero y febrero de 2006).

Descansa en paz, Ringo!

Enlaces de interés:

• Página web oficial de Mike Wieringo.

• Reseña: Tellos, de Todd DeZago y Mike Wieringo.

• Reseña: Los 4 Fantásticos, de Mark Waid y Mike Wieringo.

• Predilecciones: Mike Wieringo.

• Ficha de autor: Mike Wieringo, por Toni Boix.

• Entrevista a Mike Wieringo, publicada en Zona Negativa.

• ZN Exposición Negativa: Mike Wieringo in memoriam.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Veronica Mars… ¿Heroína?

Estándar

Salgo de mi letargo veraniego para comentar una noticia televisiva que he tenido la ocasión de leer en Graymalkin Lane, y Ktarsis, los siempre recomendables blogs de Iván Díaz y Pablo Gutiérrez: al parecer la actriz norteamericana Kristen Bell pasará a formar parte del reparto de Perdidos a partir de su cuarta temporada, cuyo estreno está previsto para enero de 2008.

Este fichaje, sumado a los rumores que sitúan a Peter Stormare (John Abruzzi en Prison Break), o incluso Bruce Willis y Forest Whitaker, como integrantes del elenco de actores en la nueva andadura de la exitosa serie, vendrían a demostrar la clara intención de los máximos responsables de Lost de poner toda la carne en el asador de cara a la nueva temporada.

Sea como fuere, a buen seguro que esta noticia alegrará a más de un seguidor de Veronica Mars, entretenida y muy recomendable serie protagonizada por Bell que durante las tres temporadas que estuvo en antena (en los canales estadounidenses UPN y The CW Network) se ganó a un buen número de espectadores fieles, gracias a una inteligente combinación de género negro, intriga y misterio camuflada en forma de típica serie adolescente, dando lugar a la etiqueta teen noir. En dicha serie, donde en líneas generales el reparto realizaba un trabajo cuanto menos correcto, destacaba sobremanera la menuda actriz que hoy centra nuestra atención. Carismática, ingeniosa, ocurrente,… un personaje con gancho que, sumado al talento de Bell, ha propiciado que poco a poco esté logrando hacerse un hueco en la competitiva industria televisiva y cinematográfica. Próximamente, reseña de la primera temporada de Veronica Mars en esta pequeña bitácora.

Actualización: me entero a través de diversos weblogs que, al parecer, Kristen Bell ha rechazado el papel de Perdidos para decantarse finalmente por su participación en la segunda temporada de Héroes. De confirmarse este extremo, no cabe duda de que Bell está realmente cotizada. Sea como fuere, parece que los seguidores de Veronica Mars podremos seguir disfrutando con la presencia de esta pequeña gran actriz en la pequeña pantalla. 

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)