Dark Moon Rising, en Zona Negativa

Estándar

Tras finalizar Trinity, miniserie en la que narró el primer encuentro entre Batman, Superman y Wonder Woman, la intención de Matt Wagner era la de centrarse en la reformulación del mito del “Hombre de acero” en un cómic titulado Superman: Año Uno. Sin embargo, cuando Mark Waid y Leinil Francis Yu comenzaron a desarrollar Superman: Legado, Wagner cambió de idea: pese a que su enfoque era radicalmente diferente al de sus colegas, no se sentía cómodo publicando una historia con una vocación similar en un margen de tiempo tan estrecho. Pero las sugerencias de Dan Didio, unidas a la predilección que el autor de Pennsylvania siente por las historias que se retrotraen a las etapas iniciáticas de los superhéroes le impidieron renunciar a crear un proyecto como el que finalmente se convertiría en Dark Moon Rising.

El guionista y dibujante afirmó en su momento los siguiente: “siempre he tenido la sensación de que se ha perdido algo en los primeros años de Batman; la transición de gangsters y matones y el nivel ordinario de crimen presentado en Año Uno, a su interacción con lo que se podrían denominar supervillanos”. Dicho y hecho, Wagner se puso manos a la obra para tratar de llenar ese pequeño vacío en la historia del personaje creado por Bob Kane, siendo el primer paso Batman y los Hombres Monstruo. A esta miniserie de seis entregas le seguiría una publicación de similares características que, bajo el título de Batman y el Monje loco completaba la más ambiciosa aproximación a la mitología del Hombre-murciélago acometida por Matt Wagner.

Las líneas precedentes son un extracto de sendos artículos que recientemente publiqué en Zona Negativa, donde traté de aproximarme al nacimiento, desarrollo y resultado final de Dark Moon Rising, en mi opinión, dos de los mejores tebeos protagonizados por el Hombre-murciélago en los últimos años. Sin más, a continuación añado un par de enlaces a dichos escritos:

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)