Recomendaciones: Saló 2008

Estándar

Dejando atrás el post de autobombo inmediatamente anterior a éste, recupero el listado de recomendaciones publicado el pasado sábado en Zona Negativa, relativo a las novedades que las editoriales nacionales publicarán con motivo del XXVI Saló Internacional del Cómic de Barcelona.

Durante “la cuesta de abril”, temida por muchos aficionados al mundo del cómic, las editoriales concentran buena parte de sus lanzamientos-estrella con vistas a tratar de aprovechar el indudable tirón del Saló Internacional del Cómic de Barcelona. Pero el paso de los años, unido al hecho de que buena parte de las novedades son reediciones de cómics ya publicado en otros formatos, o por otras editoriales, provoca que las ansias por hacerse con este material, precisamente durante la semana o el mes en que sale a la venta, se reduzcan considerablemente.

Pero para qué nos vamos a engañar… entre los interminables y exagerados listados de novedades siempre aparecen unos cuantos tebeos que, de forma especial, llaman nuestra atención, provocando que en última instancia ajustar un presupuesto desgraciadamente limitado a nuestras predilecciones resulte realmente complicado. Como en anteriores años, desde Zona Negativa nos hemos propuesto plasmar por escrito en algunos casos nuestras recomendaciones, en otros, nuestra particular “lista de la compra”. El segundo de los comentados es el caso de quien escribe estas líneas, pues no he tenido la oportunidad de leer ninguno de los tebeos que a continuación comento, aunque trataré de argumentar el porqué he decidido incluirlos en el listado que sigue a continuación…

SELECCIÓN PERSONAL

La Guerra de los Sinestro CorpsGreen Lantern: La Guerra de los Sinestro Corps # 1, de Geoff Johns, Dave Gibbons, Ethan Van Sciver, Ivan Reis y Patrick Gleason; Planeta DeAgostini Cómics; 5,95 €.

El evento DC del año… ¡y he logrado llegar a su edición española sin padeceres los rigores de los spoilers! J En más de una ocasión sucumbí a la tentación de seguir algunas sagas o crossovers en su edición original, pero hay casos muy especiales en que un servidor prefiere paladear la edición española de determinadas obras, siguiendo su cadencia mensual (en este caso, bimestral), con la dosificación de la infromación e intriga que ello implica. El Green Lantern de Geoff Johns es un ejemplo paradigmático, pues tal y como ya hizo durante su brillante etapa de The Flash, este brillante guionista ha logrado revitalizar la mitología de los Green Lanterns, sacándole todo el partido posible a un concepto que ofrece infinitas posibilidades. Y por lo que comentan, la eclosión de este proceso podrá apreciarse en las páginas de La Guerra de los Sinestro Corps. Además, contando con la efusiva recomendación de Toni Boix y Sergio Robla, cualquier tipo de duda se disipa al instante.

Clásicos DC Batman: The Brave & The Bold # 1, de y Jim Aparo; Planeta DeAgostini Cómics; 14,95 €.

Los incondicionales del “Caballero Oscuro” estamos disfrutando de la publicación de una ingente cantidad de material de una u otra forma relacionada con Batman. Y con el estreno de “The Dark Knight” en un horizonte cada vez más cercano, el panorama se antoja realmente prometedor. Evidentemente, no todo el material ostenta el mismo grado de calidad, pero contando con Jim Aparo a los lápices -todo un clásico en la extensa bibliografía del personaje- no puedo evitar caer en la tentación de hacerme con esta primera entrega de Clásicos DC Batman: The Brave & the Bold. Una lástima el blanco y negro y el elevado precio, pero al menos ambos detalles se compensan parcialmente con un elevado número de páginas. El tiempo -y una ávida lectura- determinarán si continúo hasta completar los tres tomos que integran esta colección. Pero a priori, el material promete.

Strangers in Paradise # 7, de Terry Moore; Norma Editorial; 21,00 €.

Coincidiendo con la visita de Terry Moore al Saló de Barcelona, Norma Editorial publica la séptima y última entrega de su proyecto más personal. Para dejar patente lo que esta colección representa para un servidor, decir que de verme obligado a elegir tan sólo una de entre cuantas novedades se publicarán durante el mes de abril, sería sin lugar a dudas este tomo recopilatorio. Ya son muchos meses siguiendo las desventuras de Katchoo, Francine y David, y aunque no me importaría que se extendieran ad infinitum, no puedo negar sentir especial curiosidad por conocer el modo en que Moore hará encajar -o no- las piezas de este rompecabezas emocional. Muy recomendable: por su especial sentido del humor, por el exquisito y polifacético trazo de Moore, por el especial carisma de los protagonistas, por la extraña combinación de diferentes géneros… por muchas y muy variadas razones que próximamente intentaremos detallar en Zona Negativa.

Jack Staff: Ecos del mañana, de Paul Grist; Ediciones Dreamers; 17,95 €.

Hasta en tres ocasiones (1, 2 y 3) hemos puesto de manifiesto en esta web la debilidad que sentimos por el trabajo de Paul Grist, autor que desgraciadamente no ha recibido ni la atención ni el reconocimiento que su talento merece. Buen guionista, gran dibujante, poseedor de un curioso sentido del humor, y de un dominio de la narración, y de la utilización del blanco y negro, sencillamente apabullante. Con Jack Staff, rinde su particular homenaje al género superheróico, presentando a John Smith, albañil residente el Castletown, como el alter ego del mayor héroe de Gran Bretaña. Por cierto, ésta se antoja como la oportunidad perfecta para recuperar la entrevista que Toni Boix, Jordi Querol y un servidor –con la inestimable colaboración de Raúl Sastre como intérprete– tuvimos la ocasión de realizar al autor británico durante la 25ª edición del Saló de Barcelona. Gran tanto el que se apunta Nacho Carmona en la recién inaugurada aventura editorial de Dreamers.

Warlock, de Louise Simonson y Pasqual Ferry; Panini Cómics; 18,00 €.

Evidentemente, en todo artículo y listado de preferencias prima lo subjetivo. Especialmente en este caso, pues se trata de una elección casi a ciegas. Y digo casi, porque la mera presencia de la veterana Louise Simonson a los guiones y Pasqual Ferry a los lápices se antoja como un argumento suficientemente convincente como para desembolsar los 18,00 € que marca la portada de este cómic. Perteneciente a la defenestrada línea Marvel Tech, Warlock recopila las nueve entregas de la serie regular homónima, según el propio Ferry, uno de los encargos de los que más orgulloso se siente. Y tratándose del mejor dibujante nacional de cuantos trabajan para las grandes editoriales norteamericanas -ésta es una opinión personal, respetando cualquier otra en contrario- son palabras mayores. Aprovecho también la ocasión para recuperar la entrevista realizada a Ferry durante la IX edición de Expocómic, Saló Internacional del Tebeo de Madrid.

Estela Plateada: Requiem, de J. M. Straczysnki y Esad Ribic; Panini Cómics; 12,00 €.

En formato de novela gráfica, Esad Ribic vuelve a dar muestras más que sobradas de su talento, y con el precedente de Loki, pocas dudas caben acerca de la compra de este tomo. En este caso, hablo con conocimiento de causa, pues hace poco más de dos años tuve la fortuna de poder apreciar diferentes originales de esta obra en la impresionante exposición que le dedicaron durante la VIII Edición de Viñetas desde o Atlántico. Si acaso, las dudas surgirían en relación al apartado argumental, pues el trabajo de Straczynski al frente de Los 4 Fantásticos –personajes que parecen jugar un papel determinante en esta obra– ha resultado, siendo benévolo, muy discreto, y siendo totalmente franco, realmente decepcionante. Pero puede más la admiración que siento por el dibujante croata, que el temor a padecer la peor faceta de Strac, guionista un tanto desconcertante que alterna interesantes trabajos con originales planteamientos, con obras en las que parece perder ese punto diferenciador que en ocasiones hacen de él un guionista tan recomendable.

Thor # 1, de Joe Michael Straczynski y Olivier Coipel; Panini Cómics; 1,95 €.

Esperemos que las críticas positivas procedentes del otro lado del Atlántico (y de éste, vía previews y “otros medios”) se refrenden en el que parecer ser el relanzamiento definitivo de la colección protagonizada por el hijo de Odín. Esperemos también que se trate de la versión más inspirada de Straczysnki, pues no cabe duda de que a priori el guionista norteamericano reúne las condiciones y el talento necesarios para aprovechar en condiciones la inagotable riqueza de la mitología nórdica Contar con el francés Oliver Coipel (a quien hace un par de años tuvimos la ocasión de entrevistar) a los lápices asegura buenas dosis de espectacularidad, de modo que éste se presenta como uno de los más interesantes lanzamientos de Panini, cuyos editores apuestan fuerte con un formato de 24 páginas, y una cadencia mensual.

Daredevil # 26, de Ed Brubaker, Michael Lark, John Romita Sr., Gene Colan, Lee Bermejo, Alex Maleev y Marko Djurdjevic; Panini Cómics; 3,25 €.

¿La mejor serie regular contemporánea de Mavel? Muy probablemente. Brubaker está aprovechando al máximo el legado de incalculable valor gestado durante la extensa etapa de Brian Michael Bendis y Alex Maleev al frente de la colección, logrando de este modo que cualquier entrega está resultando especialmente disfrutable. Por si ello fuera poco, este mes la edición española de Daredevil recoge el especial publicado con motivo de que la serie haya alcanzado el centenar de entregas. Y para celebrarlo por todo lo alto, nada mejor que contar con la colaboración dos clásicos como Romita Sr. Y Colan a los lápices, además del propio Maleev, Bermejo y Djurdjevic… ¡casi nada! Un título imprescindible, protagonizado por un personaje que durante el último lustro ha vivido en permanente estado de gracia en lo editorial, y de desgracia en lo personal.

Batman #11, de Grant Morrison, Stuart Moore y Andy Kubert; Planeta DeAgostini Cómics; 2’95 €.

Pese a unos inicios titubeantes, y una edición -la española- un tanto caótica, da la sensación de que el plan maestro ideado por Grant Morrison va tomando forma. Habrá que esperar al desenlace de esta gran saga en la que el guionista escocés parece querer forzar la cordura de Bruce Wayne hasta extremos insospechados, pero es precisamente ahora cuando la cartas parecen ponerse encima de la mesa. Esperemos que este inclasificable escritor, que a nadie deja indiferente, se guarde un as en la manga para terminar de sorprendernos con una jugada maestra.

Y llegados a este punto, un rápido repaso y unos rápidos cálculos nos indican de que para adquirir todos estos tebeos sería necesario invertir un TOTAL de 98,00 €, sobrando una cantidad suficiente como para comprar un botellín de agua, y un paquete de chicles, con los que quitarse el mal sabor de boca posterior a semejante desembolso! 😉

REEDICIONES

Pese a que la premisa inicial de esta serie de posts partía de seleccionar una serie de obras ciñéndose a un presupuesto de 100 €, llegado a este punto espero que el lector me permita hacer alusión a tres títulos que, por tratarse de reediciones, he obviado en el listado anterior, pero cuya compra recomiendo efusivamente a quienes no hayan tenido la ocasión de disfrutar de su lectura:

Batman: Año Uno, de Frank Miller y David Mazzucchelli; Planeta DeAgostini Cómics; 15,00 €.

Para un servidor, el cómic de Batman por excelencia, muy por encima de El Regreso del Señor de la Noche. Miller se las apaña para reconstruir los primeros meses de existencia del “Hombre-murciélago”, coincidiendo con la llegada de James Gordon a la ciudad. Dos tipos honrados que, por diferentes motivos, están empeñados en hacer de Gotham una ciudad mejor, pese a los numerosos obstáculos con los que se toparán en su particular cruzada contra el crimen. Deliciosamente narrada, y magistralmente dibujada por Mazzucchelli, Año Uno se erige como una incontestable obra maestra, fruto de la confluencia de talentos de dos genios del Noveno Arte. Queda por saber el material adicional que añadirá Planeta DeAgostoni a esta edición Absolute, pues contando con una edición bastante reciente y todavía disponible junto al infumable Año Dos, por al irrisorio precio de 1,95 €, no será fácil convencer al comprador potencial (aunque he de reconocer que pertenezco a esa enfermiza estirpe que siempre busca la edición definitiva de las aventuras de su personaje preferido).

Batman: El Largo Halloween, de Jeph Loeb y Tim Sale; Planeta DeAgostini Cómics; 25,00 €.

A un nivel diferente que el tebeo comentado en líneas inmediatamente anteriores, pero esta maxiserie de trece entregas también merece figurar entre las más destacadas historias de Caballero Oscuro. Entretenido whodunnit, El Largo Halloween parte de la comisión de una serie de asesinatos en fechas especialmente señaladas (Navidad, San Valentín, San Patricio, etc…), relacionados de un modo u otro con la figura del auténtico capo del crimen organizado gothamita: Carmine “El Romano” Falcone. Bebiendo del género negro, Jeph Loeb y un inspiradísimo Tim Sale, dan buena muestra de la compenetración que les ha llevado a ser considerados como uno de los más renombrados equipos creativos de la última década, encargándose de narrar con habilidad la unión de Jim Gordon, Harvey Dent y Batman en busca de una Gotham más segura. Si a ello le sumamos la inclusión de material adicional que promete hacer las delicias de los bat-fanáticos, mi recomendación no puede ser más efusiva…

Rising Stars # 2: Poder, de Joe Michael Straczynski y Keu Cha; Norma Editorial; 15,00 €.

En líneas precendetes he comentado que Straczynski desconcierta por la alternancia de trabajos que rozan la brillantez -el inicio de su etapa al frente de Amazing Spiderman– con otros que bordean una mediocridad –Los 4 Fantásticos– impropia de las aptitudes que se le presuponen. Rising Stars se encuentra más cerca de la primera vertiente de Strac que de la segunda, pero se ve lastrada por un planteamiento que peca de ambicioso, un plantel artístico discreto, y cierta inexperiencia del guionista en el medio. Sin embargo, la relectura del primer tomo recopilatorio de Norma Editorial resultó realmente gratificante, pues guardaba en el recuerdo la accidentada edición de Planeta en grapa mensual, que se vio afectada por las diferentes vicisitudes que dinamitaron el normal desarrollo de la colección en los Estados Unidos. Un interesante ejemplo de serie superheróica realizada desde la madurez, y porqué no decirlo cuando resulta más que evidente, clave en la creación de series televisivas como Los 4400 o Héroes.

El circo del desaliento (2ª edición), de David Rubín; Astiberri Ediciones; €.

Si el objetivo de todo artista es transmitir sensaciones a los receptores de sus obras, Rubín acierta una y otra vez, haciendo partícipe al lector de historias cargadas de tristeza, amargura, añoranza y -de forma muy esporádica- esperanza. Una auténtica maravilla de cómic donde se aprecian trabajos realizados por el artista ourensano para diferentes publicaciones, presentado por Astiberri en una edición más que correcta, presentando en esta segunda edición una nueva versión de la portada publicada originalmente, cuyo proceso de realización detalla Rubín en su propio blog. Al igual que La tetería del oso malayo, una de las más gratas sorpresas de los últimos años.

EN LA RECAMARA…

Ya para finalizar, y como menciones especiales que bien podrían servir como sustituvas de cualquiera de los títulos enunciados con anterioridad (sí, lo sé, cuando empiezo a hacer trampas no puedo parar :D), cabría destacar los siguientes títulos, que espero que más pronto que tarde, lucirán en mi comicoteca particular:

Y, El Último Hombre: Madre Patria, de Brian K. Vaughan y Pía Guerra; Planeta DeAgostini Cómics; 11,95 €.

Una de mis colecciones preferidas, ya finalizada en su edición original. La tentación ha sido fuerte, pero afortunadamente he podido resistir los impulsos de conocer a base de spoilers el futuro de Yorick Brown, Ampersand, La Agente 355 o la Dra. Mann, personajes que se hayan entre lo mejor surgido de la pluma o -dejémonos de anacronismos- el teclado de Brian K. Vaughan. Queda muy lejana la publicación de Dragones en el kimono (¡octubre de 2007!), anterior tomo recopilatorio, de modo que a buen seguro que una relectura vendrá realmente bien para ponerse de nuevo en situación…

El Inmortal Puño de Hierro # 1, de Ed Brubaker, Matt Fraction y David Aja; Panini Cómics; 16,50 €.

Ed Brubaker, indiscutidamente, el mejor guionista Marvel contemporáneo + Matt Fraction, uno de los guionistas más prometedores del panorama norteamericano + David Aja, dibujante que con su talento nos ha dejado con la boca abierta a numerosos lectores = 16’50 € bien invertidos. O al menos eso espero, pues todo parece indicar que la aventura en solitario de Danny Rand -a.k.a. Puño de Hierro– tiene todos los ingredientes para convertirse en una agradable lectura.

X-Men: Primera Clase, de Jeff Parker y Roger Cruz; Panini Cómics; 15,00 €.

Siguiendo la tradición de X-Men: The lost years, de John Byrne, el éxito de la miniserie recopilada en este tomo derivaría en la creación de una serie regular donde valiéndose de la retrocontinuidad, preseguir en la exploración de los primeros años de La Patrulla-X. Jeff Parker, y un inspirado aunque irreconocible Roger Cruz -más cercano que nunca a Scott Kollins- se encargan de poner su talento al servicio de historias amenas, sin más pretensión que la de entretener al lector.

ENLACES DE INTERÉS

Sobrevevir al Salón con 100 €, por Jordi Querol.
Sobrevevir al Salón con 100 €, por José Torralba.
Selección de Álvaro Pons en La cárcel de papel.
Myca Vykos, de La Librería, también comparte su selección personal.
Más recomendaciones, en El Show de los Hombres Lobo.
La lista de de recomendaciones de Fran J. Ortiz, en Abandonad toda esperanza.

¿Y VUESTRA LISTA? ¡ANIMAOS A DEJAR UN COMENTARIO! 😉

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Tres años en la blogosfera

Estándar

A destiempo, de improviso y contrarreloj. Así me hago eco del aniversario de esta bitácora. El viernes, 21 de marzo, Aquí huele a azufre… cumplió tres años en la blogosfera. Pero no me percaté de ello hasta el pasado domingo, y no encontré tiempo para reseñarlo hasta ahora. Este cúmulo de circunstancias resultan realmente sintomáticas del estado que actualmente atraviesa este blog: irremisiblemente condenado a padecer una arritmia propiciada por la falta de tiempo de ocio con el que alimentar de reseñas o artículos su archivo de contenidos.

Con el paso del tiempo, y buenas dosis de resignación, he llegado a aceptar la cruda realidad, cejando en el empeño de formular periódicamente propósitos de enmienda, para desde la honestidad aceptar las virtudes del formato y la actual plantilla WordPress como perfecto vehículo de organización de los contenidos que aporto a Zona Negativa, como las diferentes entrevistas realizadas durante Expocómic, Viñetas desde o Atlántico, o el Saló del Cómic de Barcelona, y sobre todo las reseñas que desde hace casi tres años representan un pequeño granito de arena en la tarea de amenizar las mañanas de los sábados a quienes frecuentan la tebeosfera.

Cuesta pensar que tan sólo han transcurrido tres años desde el momento en el que, torpemente, traté de emular –desde la humildad y sin pretensiones de alcanzar su nivel- el formato de La Cárcel de Papel, Es la hora de las tortas!!! y Zona Negativa, conjugando así la necesidad de escribir con mi pasión por el mundo del cómic, y el interés por la red de redes. Desde el primer momento, la experiencia resultó inesperadamente gratificante, pues no contaba con la posibilidad de intercambiar de forma tan inmediata opiniones acerca de mi mayor afición, forjando por el camino vínculos que fueron desde el colegueo hasta la amistad. Ciertamente, he tenido la ocasión de conocer en persona a muchos de los que en su momento invirtieron su tiempo en dejar algún comentario en esta bitácora, resultando especialmente reseñables en este sentido las dos últimas ediciones del Salón Internacional del Tebeo de Madrid (espero que la costumbre del kebab ya esté plenamente institucionalizada ;)). Pero de entre todas las satisfacciones que me ha deparado Aquí huele a azufre.., tengo que destacar de forma muy especial el haber tenido la oportunidad de integrarme en la “familia negativa”. Desde que Raúl López tuvo a bien ofrecerme la posibilidad de pasar a formar parte del equipo Zona Negativa, las experiencias vividas han resultado poco menos que alucinantes: entrevistas a autores, participación en ilusionantes proyectos, y sobre todo, interminables charlas telefónicas, vía messenger, y presenciales.

Mucho premio para quien hace más de 1.100 días, y con la ayuda de unos colegas de la blogosfera, se decidió a trastear con una rústica cuenta de blogger que terminaría convirtiéndose en un espacio en el que verter mis pareceres, opiniones y reflexiones acerca del mundo del cómic (y alrededores). Todo un ejercicio de evasión con el que de forma periódica dejar de lado preocupaciones más acuciantes y trascendentales, en beneficio de mi cordura.

Poco más que añadir, salvo daros las gracias a quienes de forma ocasional o periódica os dejáis caer por este pequeño rincón de la tebeosfera comiquera, y muy especialmente a aquellos que con más frecuencia de la que se merece la aperiodicidad de este blog, enriquecéis con vuestros comentarios mis cada vez más escasos posts (ya sabéis quienes sois, la mayoría, enlazados en mi blogroll). Más pronto que tarde, colgaré alguna reseña que tengo en preparación (Fábulas, Firefly, Serenity, Pulphope, etc…), pero la única aportación semanal a la que me puedo comprometer con seriedad y rigor es la actualización de este índice de reseñas con mis aportaciones a Zona Negativa.

Lo dicho… ¡muchas gracias por estos tres años! 😉

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)