Una semana para el recuerdo

Estándar

Aprovechando al máximo las vacaciones, sacando el mayor partido posible a las 24 horas de cada día, esta edición de Viñetas desde o Atlántico ha sido muy especial, hasta el punto que resulta casi imposible racionalizar o expresar en palabras lo experimentado. De todos modos, intentaré hacerlo cuanto antes en Zona Negativa, a través de la ya tradicional crónica.

Vaya por delante que ha sido un auténtico placer toparme de nuevo con “sospechosos habituales” de los salones del cómic, compartir cañas y conversaciones cojonudas con gente encantadora, y reencontrarme con una serie de personas –a las que aprecio un montón– que durante los últimos años no solo han contribuído a que haya podido profundizar un poco más en un medio que me fascina, sino también a tener la sensación de que el tiempo y las ganas invertidas no caen en saco roto.

Escribo estas líneas con una sonrisa de oreja a oreja, pero con cierta sensación de nostalgia de un Festival, de una ciudad, que cada vez disfruto más. Ojalá algunas semanas duraran más de 7 días…

Anuncios